Julio Flores invita a “arrimar el hombro” con la norma de ruidos

17 abril 2013 portada A Coruña.- La hostelería critica las contradicciones entre la ordenanza de terrazas y el Pepri

Una normativa del siglo XXI. Así es como definió ayer la nueva ordenanza de ruidos el portavoz municipal y primer teniente de alcalde, Julio Flores. Durante una entrevista radiofónica, el edil defendió “el consenso ciudadano” que busca el Ayuntamiento con este documento, e invitó a los tres grupos de la oposición a “arrimar el hombro” y a realizar una propuesta para aquellos aspectos del texto que no les parezca bien. “Lo que le pido a los que ya han cometido la deslealtad de no debatir ni proponer es que sumen”, manifestó el responsable del área de Seguridad, una de las concejalías que participó en la elaboración de la ordenanza, que pasará la próxima semana por el pleno.
Flores recordó que la norma –denominada ahora para la prevención contra la contaminación acústica– sustituirá a la medioambiental de 1997. “Es una ordenanza no que va a resolver una actividad puntual, sino que regula cualquier actividad que genere ruido en la ciudad”, añadió el primer edil, que quiso dejar claro que el texto no solo está dirigido a hosteleros –una vez se apruebe las cafeterías podrán tener música ambiental–, sino a cualquier actividad que pueda generar contaminación acústica en A Coruña.
Uno de los aspectos que más controversia generó fue el hecho de que, una vez entre en vigor el nuevo texto, los músicos callejeros deberán solicitar un permiso al Ayuntamiento para poder tocar en los espacios públicos. El primer teniente de alcalde adelantó que se sancionará a aquellos artistas que no dispongan del permiso municipal pertinente. “Son cosas de sentido común”, defendió Flores, que insistió en que el objetivo del Ayuntamiento no es crear una ordenanza “contra nadie”.
En este sentido, reiteró que con la nueva norma se tienen en cuenta todos los aspectos del día a día, desde el ruido generado por una obra doméstica, hasta la posibilidad de que las cafeterías y los restaurantes dispongan de hijo musical.

Impuestos
El portavoz municipal también respondió ayer a las críticas del PSOE a la subida de los impuestos. “Hay mentiras que no se pueden sostener demasiado tiempo, cuando uno hace cuentas ve que, a pesar de congelar los impuestos durante tres años consecutivos, los ciudadanos han dejado de pagar casi 10 millones de euros en tributos”, manifestó el popular, que destacó que, pese a esto, “el presupuesto municipal se incrementó de media cada año 22 millones de euros”.
El concejal puso como ejemplo el IBI. Según el teniente de alcalde, si en A Coruña se aplicase el porcentaje de Vigo, “se recaudarían 25 millones más”, pero “aquí preferimos gestionar mejor y ejercer una menor presión fiscal sobre nuestros vecinos”. También se refirió al precio del autobús. Pese a la subida de la tarifa general y el bonobús ordinario, Flores defendió las gestiones realizadas para la congelación del bonobús social, y la subvención de 7,5 millones para mantener las ayudas al transporte público.

Julio Flores invita a “arrimar el hombro” con la norma de ruidos

Te puede interesar