El fin de "Malaya" da paso a otros treinta procedimientos derivados

Fotografía de un momento del juicio del caso Malaya. EFE
|

La culminación del "Malaya", que ha supuesto la sentencia del principal caso de corrupción en España, deja paso a más de una treintena de procedimientos derivados del principal, por delitos de blanqueo, urbanísticos, prevaricación y tráfico de influencia, entre otros.

Si más de un "malayo" piensa que su pesadilla ha acabado está equivocado porque en cinco Juzgados de Marbella se instruyen más de treinta piezas separadas y todas ellas derivadas del caso "Malaya" que no dieron tiempo analizar en el proceso matriz.

En estas piezas separadas se estudian posibles delitos de blanqueo, más de una decena de ilícitos contra la ordenación del territorio, numerosos delitos de prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos y tráfico de influencia, según han confirmado a Efe fuentes de la investigación.

Estos indicios de delitos están argumentados ante cada instructor por informes policiales y de la Agencia Tributaria.

Las fuentes consultadas por Efe han reconocido que algunos de estos procedimientos podrían haber prescrito y en muchos de ellos ya no se sentará Juan Antonio Roca, porque su causa principal era "Malaya".

No todos las piezas derivadas del "caso Malaya" están en fase de instrucción; algunas ya han sido juzgadas y otras ya están en el trámite de fijar fecha para la vista oral.

Una de las causas juzgadas es la de blanqueo de capitales en la que fue condenada la tonadillera Isabel Pantoja, su expareja Julián Muñoz y la que fuera esposa de éste, Maite Zaldívar.

En este procedimiento, Pantoja fue condenada a dos años de prisión por blanqueo de capitales y Maite Zaldívar a tres años, tres meses y un día de prisión por un delito continuado de blanqueo de capitales.

Además, para Julián Muñoz, condenado a siete años de cárcel por blanqueo de capitales continuado y cohecho pasivo, supuso la vuelta a la prisión, en donde continúa por riesgo de fuga.

También en su día, el instructor del "caso Malaya" desglosó la imputación del magistrado Francisco Javier de Urquía, condenado posteriormente a dos años de cárcel y penas de 10 y de 7 años de inhabilitación por prevaricación y cohecho.

Las próximas personas en sentarse en el banquillo de los acusados por una pieza separada de Malaya previsiblemente serán Isabel García Marcos, exteniente de alcalde de Marbella, junto con otro teniente de alcalde, José Jaén, las parejas de ambos y cuatro empresarios.

La trama ideada en este último caso consistía, según el fiscal, en ofrecer a empresarios que estuviesen interesados asesoramiento y mediación, gestionando sus necesidades para conseguir sus pretensiones a cambio de la pertinente retribución económica.

Los dos tenientes de alcalde presuntamente "garantizaban" a sus clientes con su servicio de consultoría el éxito del proyecto encomendado, "dada su privilegiada posición en el ente municipal".

Por todo ello, se puede decir que las secuelas de Malaya solo acaban de empezar y todavía quedan por juzgar asuntos complejos con exediles del GIL, empresarios y exalcaldes de Marbella, entre otros. Montserrat Martínez

El fin de "Malaya" da paso a otros treinta procedimientos derivados