Reportaje | La trayectoria a lo largo de cien años del Real Club Náutico de La Coruña

El Ideal Gallego-2018-05-06-004-3141b69b
|

El Real Club Náutico de La Coruña, institución dedicada al deporte náutico, nace como consecuencia de las inquietudes de un grupo de personas movidas por el deporte a vela y por supuesto en similares condiciones a los clubes existentes en el resto de Europa, con vocación permanente al servicio de las tradiciones náuticas. En el año de 1916 se pone a andar el Club Náutico de La Coruña, en un local de la llamada Casa del Consulado de la calle Panaderas. Entre aquellos mecenas se hallan como socios el arquitecto Antonio Tenreiro Rodríguez, Gabriel Monelos, José Zincke Zas, Ozores, Quiroga y Miguel Feijóo Pardiñas. 
Al llegar a una cifra superior a los 850 socios, la sede se queda pequeña y el 5 de septiembre de 1926 se refunda de un modo oficial y adquiere la categoría de Real Club Náutico de La Coruña en 1929. Entre aquellos socios de la directiva se hallaban José Ossorio López-Tejada, Laureano Pérez Muñoz, Rafael Pardo Argüelles, Gabriel Monelos Rodríguez, Julio Cano Wais y Pascual Gantes Corral, siendo su primer presidente el general Miguel Feijóo Pardiñas, quien estará en la presidencia hasta los primeros días del mes de enero de 1936. 
El proyecto inicial es solicitar la concesión al Ministerio de Fomento del lugar elegido en donde se levantaría la sede social. Este se situaba en el espigón del lado oeste de la dársena de La Marina y es aprobado por el Estado en Real Orden del 9 de septiembre de 1927. Las obras se contratan con arreglo al diseño del arquitecto Mario Páez Suárez, pero en una reunión posterior de la junta que se celebra el 27 de octubre de 1927, indica que se han recibido cinco propuestas para su ejecución en las que no figura el precio por unidad de obra, pasando informe al vocal, el arquitecto Tenreiro, para que halle dicho precio. 
Finalmente, el vocal de la junta y arquitecto encargado de realizar la obra es Antonio Tenreiro, según el proyecto inicial de Mario Páez. Este consiste en un vistoso palacete, que se convertirá en el primer edificio con que contó el Real Club Náutico, inaugurado el 16 de julio de 1929. Se componía de planta baja y dos pisos altos, el último de dos torreones con terraza en las esquinas. Ese año se celebra la gran semana de regatas de balandros. Lo más costoso fue hacer la cimentación de la obra debido al terreno de ciénaga sobre el que se situaba, que Tenreiro estimaba en 6.000 pesetas y terminaría en 32.000, adjudicando las obras a Juan Martínez y Compañía, por 76.911 pesetas. Aunque el costo de la edificación supuso casi 225.000 pesetas.

Ampliación
En 1936 disfrutan de la presidencia Pedro Menéndez Álvarez, de enero a abril y Eduardo Vila Fano que estará hasta enero de 1940, en que accede a la presidencia el abogado Manuel María Puga Ramón, hijo del que fue alcalde de la ciudad y gran aficionado a la gastronomía, más conocido por “Picadillo”. En agosto de dicho año tiene lugar la primera visita del general Franco a la entidad y al año siguiente asume la presidencia Pedro Barrié de la Maza, quien ocupa el cargo durante los siguientes 30 años. En ese mecenazgo, el mes de enero de 1948 será cuando se inicien los trabajos del proyecto de ampliación de la nueva sede social de esta institución que correrá a cargo de la empresa Rodolfo Lama Construcciones. Por un importe estimado de la obra de algo más de 1.021.000 pesetas, desechando el aprovechamiento del edificio anterior por el arquitecto, Rodríguez Losada, en cuyas obras fallece un obrero al año siguiente de iniciadas. 
El 16 de julio 1950 son inauguradas sus relucientes instalaciones por el entonces arzobispo de Santiago Fernando Quiroga Palacios. Se componía de planta baja y dos pisos altos corridos con amplias terrazas y vistas a la bahía. Según palabras del entonces jefe del Estado, con motivo aquel año de las regatas en su honor: “Ha quedado muy bonito”.
El arquitecto que llevó las obras fue elegido por el propio Pedro Barrié de la Maza. El estilo de la edificación en la dársena de La Marina se asemejaba al de los grandes clubes náuticos relevantes en Europa. En 1967 será el propio Jacobo Rodríguez Losada-Trulock, el encargado de hacer un estudio para ejecutar la iluminación del edificio, así como de diversos trabajos en algunas estancias del interior. Al fallecer en 1971 Pedro Barrié de la Maza, queda elegido por aclamación como presidente Demetrio Salorio Suárez, ingeniero y alcalde que fue de La Coruña, quien logra la ampliación de las instalaciones situadas en el dique de abrigo con otro edificio dedicado a uso de embarcaciones deportivas e inaugurado por el ministro de Marina, Gabriel Pita da Veiga, en el mes de septiembre de 1975. 
Al presentar Salorio su dimisión, es relevado por Juan Morros Sardá, abogado del Estado, de origen leonés afincado en La Coruña, quien estará en el cargo hasta 1983, en que le sustituye Aurelio Fernández Lage, dejando paso en el tiempo a Gabriel de Llano Monelos, que toma posesión del cargo en febrero de 1997. Para el año 2001, los socios de la entidad sumaban algo más de 1.300. 
En 2003 desempeña la presidencia el abogado coruñés Emilio Astray, a quien le releva en el 2008 Germán Suárez-Pumariega Lores, quién está hasta el 18 de abril de 2018. Para el nuevo puesto de la presidencia se elige el 19 del propio mes y año a Fernando Cobián Varela, el cual deberá afrontar los nuevos retos de la sociedad.
Todos han contribuido al engrandecimiento de la entidad y a poner el nombre de La Coruña en los calendarios náuticos del orbe, lo que supone un hito para la ciudad y un ejemplo de trabajo al Real Club Náutico de la Coruña.

Reportaje | La trayectoria a lo largo de cien años del Real Club Náutico de La Coruña