A Coruña es la ciudad gallega en la que se piden más fianzas para alquilar

Pese a que la venta se está reactivando, el mercado del alquiler también tiene mucho movimiento en la ciudad | javier alborés
|

Los cambios legales de los últimos años –que han aumentado este año con la nueva ley de arrendamientos– y los diferentes problemas que han vivido propietarios de pisos en los últimos ejercicios para desahuciar a aquellos inquilinos que no pagaban han ido incrementando la desconfianza de los coruñeses hacia el mercado del alquiler y, en consecuencia, disparando el número de fianzas que hay que depositar para cerrar un acuerdo. En la actualidad A Coruña es la ciudad gallega con más contratos cerrados con dinero por adelantado, muy por encima de las cifras de Vigo.


Las estadísticas del Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS), dependiente de la Consellería de Vivenda, indican que tan solo hasta julio en A Coruña se firmaron 2.866 contratos de alquiler con fianza, mientras que la siguiente ciudad gallega fue Vigo con 2.753 y el resto de grandes municipios se quedan a mucha distancia.

En lo que va de año también se ha disparado el precio medio de la renta mensual de esos acuerdos entre arrendadores y arrendatarios en la localidad. Sin embargo, las estadísticas de 2018 reflejan mejor una fórmula de sacar rentabilidad a un apartamento que funciona mucho más a nivel local que en el resto de ciudades de la comunidad. En el último año completo, es decir, en 2018 se rubricaron 5.822 documentos entre las dos partes que implicaban que el inquilino tendría que aportar dinero previo en concepto de fianza. El segundo puesto lo ocupó Vigo con 4.700 expedientes de este tipo y, a mucha distancia, se colocó Santiago con 2.552.

Más caro en el centro
El importe medio que se demandó fue, eso sí, seis euros más bajo que en la ciudad olívica (se quedó en 477, 4 euros), pero hay división por zonas. Por ejemplo, residir en una vivienda de otra persona teniendo el código postal 15004 es lo más prohibitivo de Galicia a la hora de adelantar los ahorros.


Si en 2018 se demandaban 631 euros como seguro, la cifra ya se ha disparado a los 697,3 euros. Tanto en las 174 fianzas adscritas a inmuebles en el 15003 como en las 137 relativas al 15001 (ambos en áreas céntricas) se superaron con creces los 600 euros.


Esto refleja una ligera desconfianza por parte de los coruñeses ante lo que pueda ocurrir, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta que los propios profesionales del sector inmobiliario han comentado en numerosas ocasiones a este diario que todas las leyes que han ido saliendo en los últimos años están dirigidas a proteger a quien ocupa la vivienda y no a la persona que aparece en la escritura. Esto molesta especialmente en los casos en los que se dan impagos o desperfectos en las propiedades.


La nueva normativa ha hecho que algunos apartamentos se reubiquen en el mercado vacacional. Y la petición de fianzas ha crecido de manera muy notable en los últimos cinco años. Si bien es cierto que en el período interanual solo hubo un ratio de ascenso del 2,5%, entre 2014 y 2018 la subida fue del 54,4%.

A Coruña es la ciudad gallega en la que se piden más fianzas para alquilar