Borrell reitera que la retirada de cargos es competencia judicial

La iniciativa “Revoltats” forma un lazo amarillo para recaudar fondos para los familiares de los presos y huidos | susanna sáez
|

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró que retirar las acusaciones a los presos soberanistas es una cuestión judicial y que el Gobierno no puede intervenir, en alusión a la demanda del independentismo de que el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, inste a la Fiscalía general del Estado a retirar las acusaciones a los procesados.
“No soy quién para decir que debe hacer el Gobierno con la Fiscalía. Esto está situado en el terreno judicial”, señaló en su intervención para clausurar las jornadas de Societat Civil Catalana que se ha celebrado ayer en Barcelona.
También explicó que la euroorden se debe entender como una manera de construir un espacio común, de seguridad, de justicia y de aplicación de los códigos penales, y que la sentencia del tribunal alemán pidiendo la extradición del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por malversación “tampoco dice lo que dicen (el Govern) que dice”.

Superioridad moral
Sostuvo que no deben reconocer “ninguna superioridad moral a los que defienden la independencia de Cataluña”, que es necesario rebajar la tensión y empezar a encontrar soluciones a los problemas reales.
“No nos tenemos que dejar comer el coco diciendo que España es un país represivo donde los derechos y las libertades no funcionan. Una cosa es la impresión que cada uno saca y otra es la realidad objetiva que se mide”, dijo.
Así, resaltó que el independentismo es hegemónico porque no se le pusieron delante fuerzas que fueran capaces de evitar esta hegemonía, y que Cataluña está dividida en dos, por lo que defendió la pluralidad de la sociedad catalana: “Mientras no se acepte que la unidad del pueblo es un mito será difícil que nos podamos entender”.
Borrell aseguró que el Gobierno no va a dejar que se ejerza el derecho a la autodeterminación en Cataluña porque la Constitución no lo permite, y cree que los referéndums dividen y que “no son casi nunca la forma de encontrar la solución”.
En este sentido, negó que la comunidad internacional reconozca el derecho a la autodeterminación y que el “el derecho internacional no apoya al derecho a la autodeterminación”, como sostienen los partidos soberanistas.
“No se pueden apoyar en argumentos que no son ciertos. No se puede decir que el mundo internacional lo reconoce, porque no es verdad”, aseveró.
Sobre la manifestación de este sábado para pedir la liberación de los políticos presos, reconoció que entiende perfectamente que la gente que haya votado la opción independentista manifieste su sentimiento y pida la libertad de la gente a la que votaron: “Es lógico y normal. No debería extrañarnos, al contrario, es una opinión respetable”. l

Borrell reitera que la retirada de cargos es competencia judicial