Las nuevas plazas de la zona ORA estrangulan el tráfico en Zalaeta

foto pag 7
|

Puede que sea un error de cálculo por parte de los técnicos de la Concejalía de Movilidad Sostenible, o simplemente un descuido por parte de los conductores, que no aparcan correctamente. El caso es que desde que el Ayuntamiento decidió instalar nuevas plazas de zona ORA en la mediana de Zalaeta para suplir las que eliminó con las obras de la calle de la Torre se han venido sucediendo los atascos provocados por autobuses. El último episodio lo protagonizó un bus escolar, que permaneció inmovilizado durante más de una hora hasta que el conductor de la furgoneta aparcada en batería que restringía el paso movió el vehículo.
Según los locales de la zona, no es ni mucho menos la primera vez que ocurre. “Con esta, yo lo he visto por lo menos tres veces”, señala una testigo. Hay que señalar que los buses urbanos no sufren este problema, simplemente porque recorren la avenida de Zalaeta en sentido inverso, donde no existe aparcamiento junto a la mediana. Pero Eliseo Rodríguez, hostelero de la avenida, asegura que son incluso más: “El problema es que cuando pintaron las nuevas plazas, no dejaron espacio, y cuando los coches maniobran para aparcar o para salir, detienen el tráfico”. El hostelero sostiene que eso no ocurría antes del pintado, porque existía suficiente espacio para maniobrar. “Ahora se detiene el tráfico a menudo, en el semáforo del cruce (con la calle Hospital), porque los coches tiene que esperar”. Además de los buses escolares, otros vehículos de gran porte, como camiones de tamaño medio, también encuentran dificultades para pasar. 

En batería
El problema, como señaló un testigo, es que los buses escolares que acuden de visita al Museo de Bellas Artes tienen que girar hacia el Paseo Marítimo en Curros Enríquez, lo que les obliga a transitar por la zona más estrecha de la avenida. Cualquier vehículo que esté aparcado en batería incorrectamente supone un obstáculo, pero las más problemáticas son las furgonetas de gran tamaño, cuya parte de atrás se proyecta en la calzada más allá de la línea azul del aparcamiento.
El Ayuntamiento anunció a finales de marzo que convertiría en oficial los aparcamientos oficiosos de la calle de Zalaeta, donde cada noche de los fines de semana los conductores aparcan en la mediana. Son 56 plazas de la ORA que pretenden compensar de sobra las 32 que desaparecerán en la calle de la Torre, a pesar de las críticas de vecinos y comerciantes, que temen que los clientes desistan de subir las empinadas cuestas hasta Monte Alto. En el resto de la avenida de Zalaeta siguen aparcando los conductores los fines de semana.

Las nuevas plazas de la zona ORA estrangulan el tráfico en Zalaeta