Los cruceristas dejaron un retorno económico de siete millones en 2016

El “Queen Elizabeth” visitó ayer A Coruña en su camino hacia Southampton pedro puig
|

El Muelle de Transatlánticos cerró ayer un ejercicio bueno que será la antesala de un año histórico con el amarre durante unas horas del buque “Queen Elizabeth”. La llegada de 2.208 cruceristas a bordo permitió rozar los 130.000 turistas por vía marítima, una cifra que supuso un retorno económico de alrededor de siete millones de euros para A Coruña en este 2016.
La naviera Cunard, gracias a la parada del “Queen Elizabeth”, en su viaje entre Las Palmas y Southampton se encargó de cerrar las escalas de cruceros en la ciudad en este año. El calendario se clausuró con 128.800 viajeros, a los que habría que sumar también a miles de tripulantes que bajaron a tierra durante estos meses.
En cualquier caso, son los cruceristas los que dejan unos mayores ingresos en la urbe. A pesar de algunas quejas de comerciantes y hosteleros, en su momento el responsable de la Terminal de Cruceros, Luis del Moral, comentaba que el dinero que entra se consigue gracias a la suma de muchos pequeños desembolsos que no siempre se ven de forma directa, pues hay encargos que se gestionan desde la propia consignataria.
Así, según un estudio, cada visitante deja 54 euros al tocar tierra. Esta cifra implica que el retorno económico de este tipo de turismo este año fue de 6.955.200 euros, sin contar las compras a mayores que efectúan los tripulantes. Quizá ayer las transacciones se incrementaron por estar en Navidad, puesto que los viajeros llenaron el centro durante toda la mañana.
Además de un cierre, la visita de ayer también fue telonera de la del próximo domingo día 1. Será entonces cuando el “Oriana”, de la naviera P&O y con 1.900 clientes a bordo, inaugure un año histórico para el que hay cerrados 121 atraques.
Según la Autoridad Portuaria en 2017 llegará la “consolidación como el destino con más influencia de cruceristas entre Francia y Lisboa, al liderar tanto la cifra de escalas como la de pasajeros en toda la cornisa cántabro atlántica” superando incluso a Vigo. La estimación es recibir a 170.000 pasajeros, aunque con las tripulaciones podrían superarse las 230.000 personas. n

Los cruceristas dejaron un retorno económico de siete millones en 2016