Hallan ilesa en Burgos a una menor dada por desaparecida

El Ideal Gallego-2016-01-14-008-3c921796_1
|

No fueron ni 24 las horas que estuvo desaparecida Paloma B.M., de 17 años. La joven estudiante había sido vista por ultima vez en casa de su abuela, donde había ido a comer, y cuando sus padres fueron a recogerla a última hora de la tarde del martes al centro donde estudiaba, no la encontraron. Aquello preocupó a los padres y pidieron ayuda a las autoridades, y tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil participaron en la búsqueda. A media mañana de ayer aparecía en Burgos, sana y salva.
Todavía no se sabe qué incitó a la menor a hacer ese viaje, o como lo realizó, pero se han filtrado detalles que permiten suponer que lo tenía previsto: cuando abandonó el domicilio de la abuela lo hizo con una o dos mochilas, llenas de ropa. Además, la joven había expresado su descontento a los que la rodeaban. No se sentía a gusto y quería marcharse.

sin teléfono
El problema es que, cuando lo hizo, no solo no lo comunicó  a sus padres, ni a ninguno de sus familiares, sino que abandonó su teléfono móvil, por lo que no fue posible ponerse en contacto con ella cuando sus padres no la encontraron a la salida del instituto de Zalaeta cuando fueron a por ella. Inmediatamente comenzó una búsqueda, a la que se sumaron algunos medios de comunicación y en el que tuvieron un importante papel las redes sociales, porque a la búsqueda on line se sumaron docenas de personas que no dejaron de retwittear o colgar en las redes sociales avisos que alertaban de que se estaba buscando a la menor.
Los carteles con la foto de la joven, sus datos personales y la ropa que llevaba puesta circularon rápidamente por la web. Sin embargo, la alarma fue innecesaria, porque la joven se encontraba perfectamente, aunque mucho más lejos de lo que creía todo el mundo. De inmediato, las mismas cuentas que alertaba de la desaparición pasaron a anunciar la buena noticia.

Hallan ilesa en Burgos a una menor dada por desaparecida