A Coruña acoge casi 40 inmuebles con andamios y con las obras paralizadas

El Ideal Gallego-2014-12-04-008-11e225cd_1

La parálisis en el sector inmobiliario es una de las realidades que ha dejado la crisis, y los coruñeses se han acostumbrado a caminar por entre postes que sostienen los andamios en los que no trabaja ningún obrero desde hace años. Sin embargo, no fue hasta ayer que se ha dado a conocer un recuento oficial del número de edificios que se encuentran en estas condiciones: Urbanismo señala que son un total de 39.
Según explicó el concejal del área, Martín Fernández Prado, el Ayuntamiento está actuando sobre las empresas responsables de estas construcciones para que no representen un peligro para los peatones o no sean un foco de insalubridad. Y es que, después de varios años en ese estado, es habitual que se conviertan en el refugio de alimañas indeseables. El año pasado, la sección de Medio Ambiente de la Policía Local revisó más de veinte inspecciones en solares o edificios ruinosos, y descubrió que la mayoría de ellos se había convertido en el hogar de una colonia de ratas, lo que supone un problema sanitario que puede encontrarse en cualquier parte de la ciudad.
Según fuentes municipales, no solo han proliferado los roedores, sino también los gatos porque, en contra de lo que se suele pensar, las dos especies pueden llevarse muy bien cuando hay recursos suficientes como para no tener que competir por ellos. “En los dos casos las colonias han crecido, y los gatos no están atacando a las ratas: no lo necesitan, porque tienen comida de sobra”. En otros casos no son animales, sino personas, las que ocupan los inmuebles, aunque también pueden ser una fuente de problemas para la convivencia.

Plaza de españa
La prueba está en la concentración que convocó ayer a las ocho y media de la tarde en la plaza de España la asociación de vecinos de As Atochas-Monte Alto, molestos por la situación del edificio que ocupa el número 30 de esa misma plaza.  
El lugar es un refugio de okupas desde 2006 y hace poco que se hizo cargo de él el llamado “banco malo”, la Sareb. El Ayuntamiento señaló hace semanas que el inmueble tiene abiertos dos expedientes de 2011 y que desde 2007 sus propietarios no pagan las tasas pero, como reconocen las propias autoridades, conseguir que los propietarios de los inmuebles abandonados los adecenten es “un proceso lento y engorroso”.  El gobierno local comunicó a vecinos y comerciantes de la zona que antes del lunes, el Sareb habría solucionado el problema.

A Coruña acoge casi 40 inmuebles con andamios y con las obras paralizadas

Te puede interesar