lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Sobrado dos Monxes paseará la obra de la coruñesa Bea Rey de fuertes trazos y geometrías

El Ideal Gallego-2019-03-29-036-c5b4e7d1

Por ser valiente –como su precursora Maruja Mallo–, Bea Rey tiene hoy un museo en Sobrado dos Monxes. Cuentan desde el centro que la coruñesa siempre arriesgó y por eso, el talento se ventila entre cuatro paredes que inauguraron ayer el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso y el director general de Políticas Culturais, Anxo Lorenzo. La pinacoteca se erige como la primera de nueva planta dedicada a una artista en España, figurativa en sus comienzos, pero que fue caminando hacia la abstracción. De fuertes trazos, se movió entre geometrías cargadas de color y optó por un estilo infrecuente. Distinto. En su madurez, reflexionó sobre el lienzo acerca del bien y del mal en el mundo. Antes, el pincel respiró entre las vanguardias gracias a las tertulias en las que participaron intelectuales como Luis Seoane.
Para Bea Rey, el compromiso con su tiempo se podía perfectamente identificar en una de sus obras: “Una vez tuve un sueño”. Esta pintura resume su intención.

El edificio que paseará su talento fue levantado por el arquitecto Blas Tojo Ferrero en un paraje natural de la localidad. Y es que Sobrado y Madrid fueron los dos ejes vitales de la pintora. La pinacoteca es una iniciativa de Isabel Rey, que será además la directora del espacio, cuya dirección artística corresponde a Carmen Jiménez. El bloque custodiará un total de 188 obras de Bea Rey. Hoy están expuestas 70, distribuidas en 400 metros cuadrados.

Trayectoria
Beatriz Rey Gómez-Guitián (A Coruña, 1939) inició su andadura artística en los años 60 tras su paso por la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Su carrera parte de un componente geométrico, algunas veces cubista, que evolucionará hacia cierta surrealidad, mezcla de elementos simbólicos y expresionistas. 

Durante sus veranos en A Coruña conoció por su padre a los Luis Seoane, Rafael Dieste, Laxeiro, Souto, Eduardo Blanco Amor, Colmeiro, Ben Chosey y muchos otros. 

Así, con ellos, se enamoró de Galicia y supo de la emigración. Ahí comenzó a prepararse para ser pintora. Cultivó el espíritu y el arte en todas sus expresiones. El resultado se puede ver en el museo que lleva su nombre.

Sobrado dos Monxes paseará la obra de la coruñesa Bea Rey de fuertes trazos y geometrías

Te puede interesar