Uno de los ediles aludidos por el PP para su reprobación advierte de que “habrá consecuencias”

El Ideal Gallego-2016-03-03-016-386c0df8_1
|

“Isto vai ter consecuencias”. Así de claro se mostró el concejal de Obras y Servicios, Miguel Tenreiro –de Sadamaioría– al valorar la moción de reprobación presentada por el PP en el pasado pleno –por el incumplimiento, como defendían, de la ley de compatibilidad– contra cuatro de los concejales del Gobierno local, entre los que él figuraba junto a Raquel Bolaño (PSOE), Isabel Reimúndez (BNG) y Zeltia García (también de Sadamaioría). Tenreiro fue sin duda el más contundente, aunque la idea fuera la misma, con distintas palabras, en cada uno de los casos de los cuatro ediles.
Aún dura la resaca del pleno, en el que la moción del PP abrió la caja de los truenos y desató las hostilidades entre el Gobierno local y el grupo mayoritario de la oposición. “Que ninguén se sorprenda con algunha reacción miña pola rúa”, insistió el edil, quien aseguró que con su dignidad, “non se xoga”.

cambios
Asimismo, Miguel Tenreiro se sorprendió por los cambios efectuados entre la primera denuncia pública que el PP realizó acerca de la compatibilidad de los concejales del Gobierno local y la moción presentada en el pleno ordinario.
Por ello, se preguntó por qué, por ejemplo, ha desaparecido el nombre de Francisco Montouto, concejal de Urbanismo. “Pediranlle perdón?, expuso el titular de Obras y Servicios.
Por último, para que no hubiera dudas sobre su proceder en todo este tema de la compatibilidad, Tenreiro –quien su otro empleo lo desarrolla en la Xunta– explicó los pasos que había seguido, leyendo incluso el escrito que le firmó el director xeral de la Función Pública donde se afirma que “non é precisa autorización previa” para desenvolver su cargo en el Ayuntamiento de Sada.

otras réplicas
Las tres compañeras de Miguel Tenreiro incidieron por su parte en la misma valoración, defendiendo su actuación y afeando al PP las acusaciones que durante casi un mes ha ido vertiendo contra los cuatro.
Reimúndez fue la primera que lamentó que los populares traspasaran la línea del ámbito personal y calificó de “penoso” que se llevara a pleno este tema.
Por su parte, Bolaño afirmó que no iba a dar “ningunha xustificación” acerca de su honorabilidad e invitó al grupo municipal del PP a que, si ven irregularidades en el cobro de su nómina, la lleven al juzgado de Betanzos.
En esa línea se expresó Zeltia García. “Se cometemos ilegalidades, denuncien”, aseguró la concejala responsable del área de Deportes.

Uno de los ediles aludidos por el PP para su reprobación advierte de que “habrá consecuencias”