El Ayuntamiento cambió la numeración de Pocomaco antes de los empadronamientos

El Ideal Gallego-2018-10-18-003-839cdd7b
|

El Ayuntamiento modificó la numeración de las parcelas del polígono de Pocomaco para facilitar la inscripción de ciudadanos en el padrón pese a que el Plan General de Ordenación Municipal (PGOM) recoge que el uso como vivienda no está permitido salvo en casos puntuales.
Anteriormente las parcelas se identificaban a través de una letra y un número, mientras que ahora las empresas deben señalar la avenida en la que se encuentran (van de la primera a la quinta), número y como complemento, la parcela ya existente. Es decir, de la misma manera que ocurre en el resto de vías de la ciudad con el añadido de la identificación de la parcela.
La Asociación de Empresarios de Pocomaco comunicó en julio del año pasado a sus miembros que se había llevado a cabo esta modificación de la numeración a petición del Gobierno local, quien en un encuentro les transmitió esta necesidad a requerimiento de diferentes instancias como el padrón, la Xunta, el Ministerio de Hacienda, el Catastro o el Instituto Nacional de Estadística, entre otros. 
Según publicó la asociación en su revista de julio del año pasado, la explicación de la necesidad de esta variación fue que estos organismos necesitan en sus sistemas informáticos una dirección estandarizada compuesta de calle y número.
Esta comunicación fue acompañada posteriormente de nuevas placas identificativas para las propiedades y que ahora figuran en cada una de las parcelas del polígono.

Usos
Detrás de esta modificación también está el empadronamiento de ciudadanos en algunas parcelas a pesar de que en el PGOM se especifica con claridad que el uso permitido es el de sector comercial, una circunstancia que se produce desde antes de la llegada de la Marea Atlántica a María Pita.
Mientras, el de vivienda solo estará permitido excepcionalmente para el personal de vigilancia o mantenimiento de las empresas. “No se admite ningún otro tipo de vivienda alternativo al definido”, recoge el PGOM en las Normas Urbanísticas de su texto refundido de 2013.
Desde el Gobierno local explican que el padrón simplemente toma nota de la dirección que aportan la residencia a la hora de  empadronarse.
Además, señalan que existen explicaciones del Consejo de Empadronamiento, un órgano vinculado al Instituto Nacional de Estadística, que así lo refrendan.
Así, acerca de empadronamientos en lugares no autorizados, el consejos detalla que si existe un sitio fijo de residencia “se le debe empadronar en el mismo, independientemente de las circunstancias que afecten al domicilio en cuestión (caravana instalada en lugar no autorizado, locales y naves industriales abandonadas, espacios en los que el ordenamiento legal no permite su uso como vivienda, asentamientos que no tienen concedida la habitabilidad, que están declarados en ruina, etc.)”.
También se explica desde este órgano que es el ciudadano quien “elige libremente su residencia y debe asumir las consecuencias judiciales que de ello puedan derivarse”, aunque en ningún caso  será responsabilidad del Ayuntamiento.

Responsabildades
Este consejo señala que los gobiernos locales no son los responsables del lugar de empadronamiento de los ciudadanos, pero explica que a partir de la información relativa a un lugar de empadronamiento, los servicios municipales correspondientes pueden ejercer las acciones oportunas en caso de que se vaya en contra, por ejemplo, de una ordenanza municipal. 
Además, indica que si el gestor del Padrón “tiene constancia” de que una persona se está empadronando en un asentamiento no autorizado “lo deberá poner en conocimiento del interesado siendo éste, en cualquier caso, el responsable de residir en ese domicilio y de empadronarse en el mismo”.
El alcalde, Xulio Ferreiro, explicó ayer que no estaba al tanto de las altas y bajas que se producen en el padrón municipal ya que se trata de una cuestión “que se leva por parte do funcionariado”.
También dijo que el padrón  municipal “nunca na historia comprobou a legalidade” de los lugares que se comunican a la hora de tramitar un empadronamiento.
El regidor admitió que en la ciudad pueden estar dándose usos como residencia en lugares que no están habilitados para ello, aunque apuntó que ese es un aspecto que “non é cousa do padrón municipal”.
Desde algunas formaciones de la oposición como el Partido Popular solicitan al Gobierno municipal que pongan fin a aquellos lugares que se estén utilizando como residencia a pesar de que no tengan autorización para ese uso.
“Una vez más echan la culpa a los funcionarios”, explican desde el grupo municipal popular, que defienden que una vez que se detectan este tipo de irregularidades “lo que tiene que hacer el Ayuntamiento es arreglarlo”.

El Ayuntamiento cambió la numeración de Pocomaco antes de los empadronamientos