El TSXG ordena repetir el juicio de O Chucán porque el jurado no argumentó la absolución

|

El Ideal Gallego-2011-06-16-009-93de1dfe

  a. barbadillo > a coruña

  Los “abundantes indicios” que  apuntan a que José Carnero, más conocido como O Chucán, asesinó en septiembre de 2007 a la prostituta que apareció muerta en  la cuadra de su vivienda son, a ojos del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), suficientes como para exigir que el tribunal popular que le juzgó y absolvió hubiera dado motivos de su decisión, más allá de expresar sus “dudas” acerca de la autoría del crimen. Bajo esta premisa, la sala de lo civil y penal del alto tribunal gallego acaba de anular la sentencia exculpatoria y ordena repetir el juicio en la Audiencia Provincial de Lugo, con un nuevo jurado.
“No negamos –señala su resolución, emitida este lunes– que puedan haber existido dudas en los jurados cuando acordaron por mayoría la no culpabilidad, ni que esa decisión sea en sí desacertada, pero lo que sí cuestionamos es que esa duda no haya sido mínimamente razonada para convertirse en razonable, como exige el Tribunal Constitucional”.
Con este pronunciamiento, el TSXG respalda los recursos que contra la resolución absolutoria habían interpuesto tanto la Fiscalía como las dos acusaciones particulares personadas, que representan a la madre y el hijo de Pilar Palacios, la fallecida.
En los tres casos, las apelaciones se centraban en poner en duda la suficiencia de la motivación del veredicto del jurado, que zanjaba la cuestión de la autoría con un párrafo donde se aludía a la ausencia de “pruebas irrefutables” o “concluyentes” en contra de Carnero.
Decidir si esa escueta argumentación basta para sostener una sentencia de inculpabilidad sin vulnerar el derecho a una tutela judicial efectiva del resto de las partes implicadas en el proceso judicial fue, indica la sentencia, la cuestión a debatir en este caso, una vez que el mismo tribunal resolvió en negativo la cuestión planteada por una acusación acerca de incluir como pruebas las entrevistas en prensa y televisión en las que O Chucán se declaraba autor del crimen.
En la vista de apelación, la defensa de Carnero se remitió a varias sentencias del Supremo para avalar la actuación del jurado en la motivación de su veredicto. “La simple expresión de la duda tiene valor de fundamento para la exculpación”, citó el letrado.
Contra este argumento, la sala de lo civil y penal repone que  este criterio no siempre puede aplicarse, “pues a veces, sobre todo cuando hay pruebas directas de  gran carga incriminatoria, o cuando existen acreditados hechos con gran fuerza indiciaria, será preciso justificar la duda, explicar por qué se le ha presentado esa duda”.

Indicios > Este es el caso que se da, a juicio del alto tribunal gallego, en torno a la autoría de la muerte de Pilar Palacios, cuyo cadáver fue descubierto en un establo de la vivienda de Carnero, en la localidad de Sober, tres días después de que el acusado fuese a recogerla al club en el que la víctima ejercía como prostituta.
En este contexto, la sentencia del TSXG hace notar que la simple expresión de la duda por parte del jurado “no es suficiente motivación, como aquí ocurre, pues aunque no haya prueba directa, sí hay indicios y pruebas indiciarias de cargo en abundancia, sin que por el contrario exista prueba alguna de descargo que favorezca al acusado”. De este modo, continúa la resolución, es obligación del tribunal popular “explicar por qué se ha presentado la duda, es decir, aludir a las razones que expliquen aunque sea sucintamente por qué el jurado duda de la culpabilidad del acusado”.
Los magistrados de la sala de lo civil y penal llegan a afirmar en su dictamen que “no entienden, sin más explicación que la que dan los jurados, el porqué del veredicto exculpatorio”, dado que en la sentencia favorable a O Chucán no se expresan “ni mínimamente” los elementos de convicción que han llevado a a los ciudadanos a fallar en tal sentido.
Con este razonamiento, la sentencia avala la tesis de las acusaciones, que, como plasmó la Fiscalía en su recurso, entendían que el veredicto impugnado era “nulo”, precisamente, por esa falta de motivación.


 

El TSXG ordena repetir el juicio de O Chucán porque el jurado no argumentó la absolución