La “marea alta” que arrastra conciencias

El Ideal Gallego-2014-09-17-015-7f7137c4
|

La “marea alta” arrastrará estos días exposiciones y talleres. Llamará a la puerta de la señora conciencia, que saldrá de paseo entre esculturas hechas con basura de la que el individuo suelta al océano sin saber que de sus plásticos se alimentan prácticamente toda la fauna marina.
Las buenas prácticas deambularán en debates como el que juntará  hoy a las 17.30 horas a los artistas Joao Parriña y Xandi Kreuzeder con surfistas. El festival será un toque de atención. A los niños que juguetean en la arena a los que tratarán de hacerles ver la importancia de cuidar el medio. Y a los mayores, que podrán participar el fin de semana en un taller fotográfico “Persiguiendo a Mr. Goodfish”, donde Xabier Quintana y Amador Lorenzo conducirán a los inscritos en www.festivalmareaalta.org por todo el recorrido que hacen las capturas desde que tocan puerto.
El madrileño Daniel Beltrá expondrá en “Spill” en el Kiosco Alfonso las consecuencias del desastre del golfo de México y en el Ágora, la Marine Stewardship Council desplegará hasta 12 carteles “chisposos” de películas con mensaje en “Cine con agallas”. A un medio que se presenta a modo de proyección en la Domus.
Allí se exhibirán una serie de documentales que comienzan hoy a las 18.30 horas con “Objetivo: Salvar a los océanos”, cintas que tienen cola como los peces. Que es una tertulia posterior relacionada en este caso con las sinergias para preservar el mar.
Una vez finalizado el obradoiro, Amador Lorenzo presentará el domingo a las 18.00 las mejores instantáneas de los que se fueron de excursión al Muro. En este campo, Juan Pablo Moreiras analizará el viernes en el Kiosco el papel de la fotografía como promotora de proyectos de desarrollo sostenible.
La gastronomía será otro de los puntos fuertes con dos citas el viernes y el sábado de la mano de los cocineros Luis Veira e Iván Domínguez, que partirán de la subasta de pescado y acabarán con el ejemplar en el plato. Marea Alta será mercado de viernes a domingo en el Mercado del Mar en Méndez Núñez protagonizado por empresas afianzadas y otras de última creación. En un maremoto de ideas que fluirán en un trozo que ha mirado “durante muchos años de espaldas al mar”, comentaba la concejala de Cultura, Ana Fernández.
En la presentación, los Joao Parriña y Xandi Kreuzeder, autores de la exposición “Skeleton Sea”, que acampa en Palexco, lo confirmaban: “Infelizmente en todos lados se puede ver basura”. La pareja lo comprobó una vez que dieron la vuelta al mundo invitados por la Volvo Ocean Race y construyeron una escultura con el material encontrado en las playas de cada escala. Hoy, parte de ellas están aquí. Son atunes hechos de latas envasadas con su propia carne. Pescados fabricados de trozos de neopreno que la gente retira en la orilla o de chanclas olvidadas, de planchas de hierro y tubos. Sus estómagos se llenan de tapones de refrescos. Cuenta uno de ellos que el plástico se deshace en partículas tan pequeñas como el plancton de tal forma que los océanos parecen transparentes.
En un local lisboeta, los portugueses tienen su campamento base. De ahí disparan sus creaciones al resto del mundo. Que son piezas que gritan en medio de los museos sobre una realidad donde todos tienen la culpa. n

La “marea alta” que arrastra conciencias