Obama vuelve a reiterar su compromiso de cerrar el penal de Guantánamo

Después de 12 años operativo, el penal de Guantánamo, aún mantiene a 155 presos, la mayoría de los cuales ha recibido el visto bueno para ser transferidos. EFE/Archivo
|

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió hoy a reiterar su compromiso de cerrar el penal que su país tiene en la base militar de Guantánamo, en la isla de Cuba, por la necesidad de respetar las normas internacionales.

"Lo que nos hace excepcionales no es nuestra habilidad para burlar las normas internacionales y el Estado de Derecho; es nuestra voluntad de afirmarlas a través de nuestras acciones", dijo ante una nueva promoción de cadetes en la Academia Militar de West Point.

"Por eso continuaré presionando para el cierre de Guantánamo", aseguró el mandatario que señaló que los valores y las tradiciones jurídicas "no permiten la detención indefinida de personas más allá de nuestras fronteras".

Después de 12 años en funcionamiento, el penal de Guantánamo, creado por el Gobierno de George W. Bush para interrogar y encarcelar a sospechosos de colaborar con la organización terrorista Al Qaeda tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, aún tiene 155 presos, la mayoría de los cuales ha recibido el visto bueno para ser transferidos.

El cierre de Guantánamo fue una de las promesas principales de las dos campañas electorales de Obama, pero su deseo de clausurar el controvertido penal ha topado con las restricciones incluidas por el Congreso en las leyes presupuestarias de defensa que prohíben el traslado de los presos a centros en suelo estadounidense.

Dentro de este compromiso con el respeto a ley, Obama también hizo mención a las recién aprobadas restricciones sobre la recolección y almacenamiento indiscriminado de datos por parte de las agencias de inteligencia, como la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), la mayor central de espionaje electrónico.

"Vamos a tener menos aliados y seremos menos eficaces si se percibe que hacemos vigilancia contra los ciudadanos comunes", dijo Obama, en referencia al programa de la NSA que fue desvelado por el experto Edward Snowden.

Hasta ahora, la NSA podía pedir autorización judicial para hacer acopio de estas conexiones y almacenarlas en su propia base de datos durante años con el propósito de realizar análisis de inteligencia, pero en ocasiones la recopilación excedió la justificación que motivó el permiso judicial inicial.

Obama vuelve a reiterar su compromiso de cerrar el penal de Guantánamo