El "visado de oro" coloca a España en el mapa de los inversores chinos

El presidente del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC), Wang Xiquan, el mayor banco comercial de este país asiático y uno de los más grandes del mundo, durante la inauguración en Barcelona de su segunda oficina en Espa&
|

España ya no es sólo buen clima y fútbol para los chinos. Es también su nueva puerta a Europa, un destino en el que comprar una casa y ver crecer a sus hijos o una inversión más que rentable. ¿La razón?: El "visado de oro".

La nueva ley aprobada en España en septiembre, por la que el Gobierno concede "visados de oro", permisos de residencia por dos años al inversor que realice una compra inmobiliaria de al menos medio millón de euros -entre otros supuestos, como la compra de deuda pública-, ha colocado a España en el mapa de los compradores chinos.

Se evidenciaba esta semana en la Feria de Propiedades de Lujo (LPS) de Pekín, que cierra hoy sus puertas después de dedicar esta edición a España, su producto estrella.

"Cada año dedicamos la feria a uno de la treintena de países que participan y este elegimos a España. Los chinos tienen una buena imagen del país, y con el cambio de ley, creemos que es una buena apuesta de inversión", explicó a Efe Ashley Woo, directora de Marca de LPS.

Bajo esa premisa, vino este año a Pekín Guifré Homedes, director de la agencia inmobiliaria "Amat" de Barcelona, quien presenta a los clientes propiedades de la zona de Barcelona y la costa catalana.

"De momento, el 50 por ciento de la gente que viene está interesada en emigrar y el otro 50 por ciento en temas de inversión. Inicialmente te preguntan por propiedades de medio millón de euros por el tema del visado", manifestó a Efe Homedes, quien, en su caso, calcula que, desde la aprobación de la ley, la demanda procedente de ciudadanos chinos ha crecido un 100 por cien.

Ese creciente interés también lo ha notado Álvaro Conde, director ejecutivo de "Spain 3A Soft Landing" de Madrid, especializados en la Costa del Sol y Madrid, además de algún inmueble en la Costa Blanca.

"En los últimos meses, hemos recibido muchos e-mails desde China, preguntándonos por la legislación", señaló Conde, quien se asoció con dos empresarias chinas para abrirse hueco en el mercado asiático.

Las inquietudes, indicó Conde, van desde "los inmuebles, chalets o villas, hasta las bodegas o algún hotel". "En tema de inversión, están muy interesados en rentabilidad desde el primer minuto".

No obstante, el desconocimiento aún es grande, y las preguntas se acumulan. Desde en qué zona o ciudad invertir -Madrid o Barcelona siguen siendo las estrellas, si bien Marbella fue la gran oferta en la feria-, hasta cuestiones básicas sobre permiso de residencia.

"Qué documentos se requieren para el permiso, qué significará poseerlo, qué colegios internacionales hay en esta o aquella ciudad, o la calidad del aire, que en Pekín es bastante malo. Estas son las preguntas comunes", resumió a Efe Chambers Heather, propietaria de la firma "IMS" de Málaga, experta en servicios inmobiliarios y jurídicos.

"El permiso de residencia vía inversión genera una serie de cuestiones de carácter legal y algunas veces los compradores no están preparados para obtener una propiedad si no tienen claro las condiciones", destacó el abogado Miguel Manzanares, quien, como otros letrados presentes en la feria, acompañaba a una inmobiliaria de Marbella.

Uno de estos compradores era un inversor apellidado Luo, amante del fútbol de España. "Conozco Madrid o Barcelona, pero estoy abierto a otras posibilidades. Vengo a la feria a conocer, España está en mis prioridades porque la legislación actual es favorable", declaró a Efe.

"Desde la ley, mis clientes me piden España. Ya sea para comprar viviendas o para abrir posibles empresas y empezar a introducirse en Europa", dijo a Efe un agente de inmigración de Pekín, que prefirió guardar el anonimato.

No obstante, y a pesar del interés palpable, las ventas requieren su tiempo en un mercado como el chino. "No son de decisión fácil, tienen que tenerlo todo atado. El chino no está acostumbrado a invertir en propiedad inmobiliaria en el extranjero", apuntó un experto del sector.

De momento, los datos de compra en los primeros meses de las "visas de oro" muestran que este tipo de inversión despega lentamente. "Las cifras no son muy altas, pero es un recorrido a largo plazo", concluyó el experto.

El "visado de oro" coloca a España en el mapa de los inversores chinos