Shuarma | “En garitos donde tocamos para tres, aprendimos a ganarnos a esos tres”

El grupo habla en su nuevo trabajo de conectar con uno mismo
|

No sabe si están haciendo el bien o el mal sobre el escenario, pero sí que lo están dando todo. Siempre lo han hecho, quizá por eso el hecho de que se sobrevalore hoy más si cabe el directo y los festivales que los discos no es algo que les sorprenda. 
Ellos lo anteponían desde que empezaron. Elefantes vuelven a las 22.30 horas al Playa Club con “La primera luz del día”, “que habla sobre estar en contacto con uno mismo”, dice Shuarma. Desde ese rayo que va directo al cogote, “viene un día entero, una vida entera en la que hay cosas que no puedes decidir. Sí la actitud, que “es la que nos define” y ese ser consciente baila entre los estribillos de un trabajo en clave de pop y de rock para ir más allá. Y explorar, “autoconocerse y darle al arte el valor que tiene, que no solo sea entertainment”. En definitiva, la banda es una extensión de lo que son ahora “que todo ha cambiado mucho”. Sin embargo, el oficio puro y duro es el mismo, sigue siendo escribir y tocar canciones porque antes “no había soporte físico, era todo actuación y solo unos pocos eran los afortunados, después vino el vinilo, más tarde el CD, el MP3, estamos en constante movimiento y nos adaptamos a lo que hay”. 
Para Shuarma, el boom festivalero es interesante para ellos: “El directo siempre ha sido clave, enseñas lo que eres, no hay trampa ni cartón”, donde se ve el alma de los paquidermos de verdad, “en garitos donde tocamos para tres personas, aprendimos a ganarnos a esos tres, después a diez y cuando eran mil, a mil”. Saben que esto sube y baja, que depende de cómo sople el viento, pero Elefantes rema si hace falta. Lo hace desde el principio, por eso que nada les pilla de nuevo. 
Nunca se pusieron metas y disfrutaron el momento, “no tenemos etiquetas, aunque a veces hace falta que te encasillen para formar parte de algo”. 
Ellos van por libre, les sale así. Siguen su intuición y “La primera luz del día” les lleva a rebozar su estilo de toque flamenco, a introducirse en el pop de los 60 y los 70 cuando los grupos españoles tipo Los Brincos y Los Ángeles recibían influencia directa de todo lo que venía por el oeste y remataban The Beatles. Shuarma cuenta que era un sonido sin prejuicios. Como el suyo. l

Shuarma | “En garitos donde tocamos para tres, aprendimos a ganarnos a esos tres”