Manuel Pablo: “Al final, en casa, somos nosotros los que nos desesperamos”

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-09-043-99601675
|

Manuel Pablo García, el sempiterno capitán del Deportivo, reconoció, tras el entrenamiento de ayer en los campos de Abegondo, que los rivales le “tienen cogida la medida” al equipo coruñés en el estadio de Riazor y ha asegurado que a los blanquiazules, que han cedido dos derrotas y un empate en cuatro partidos en casa, les ha faltado “paciencia”.
“Los equipos parece que nos tienen cogida la medida y no lo sabemos manejar. Se cierran y queremos ir más rápido de lo que avanza el partido y chocamos con esa barrera que nos ponen los rivales. Tenemos que tener más paciencia y no siempre atacar por el medio”, comentó el lateral en rueda de prensa.

"contra la misma pared"
Manuel Pablo explicó que los jugadores se dan “una y otra vez contra la misma pared” cuando juegan en el estadio de Riazor y que les ha podido la ansiedad de adelantarse en el marcador, no sólo a los jóvenes valores de la cantera blanquiazul, sino a todo el colectivo.
“No estás ganando en casa, quieres adelantarte lo más rápido posible y cometes errores por querer hacerlo todo rápido y mal. Al final somos nosotros los que nos desesperamos”, advirtió el zaguero, que en el Miniestadi volverá a jugar en la banda izquierda a tenor de lo que ha probado el entrenador en el entrenamiento de ayer.
Al Deportivo le ha ido mejor a domicilio esta temporada con tres victorias en cuatro encuentros, pero Manuel Pablo matizó que no es cierto que jueguen “mejor fuera de casa” que en Riazor y señaló que “siempre es más difícil” jugar como visitante a pesar de los buenos resultados cosechados.
“Es verdad que tenemos mejores resultados, pero la diferencia, a lo mejor, es que en casa no tenemos el acierto que fuera se nos está dando. Ante el Hércules, por ejemplo, metimos la primera y eso te facilita mucho”, indicó.
El próximo rival lejos de Riazor será el filial del Barcelona, al que los deportivistas visitarán el domingo en el Miniestadi.
“Es un equipo que juega muy bien, que tiene jugadores muy dinámicos, muy rápidos y con una dinámica de juego que es muy buena y que llevan muchos años practicando”, avisó Manuel Pablo.
Cuestionado por las ganas que tenga de jugar por la banda derecha, su posición natural, el canario indicó que está dispuesto a actuar donde el míster ordene, aunque reconoce que para él es “más fácil”, actuar en su demarcación habitual. “Los giros son distintos, la forma de orientarse en el campo, pero te adaptas”, indicó el lateral.
Una temporada más, con 37 años, Manuel Pablo está demostrando la enorme profesionalidad que siempre le ha caracterizado completando cada entrenamiento como si fuera un juvenil. Su ejemplo, de hecho, es uno de los valores que se transmite en la cantera deportivista. Es un ejemplo para los jóvenes talentos de Abegondo que serán la base del equipo en el futuro. Pero por el momento hay Manuel Pablo para rato. Y con un puesto ganado a pulso por el sudor, no por el nombre.

Manuel Pablo: “Al final, en casa, somos nosotros los que nos desesperamos”