El ciclón “Carlos” deja tras de sí un rastro de árboles caídos, ventanas rotas y trombas de agua

|

El ciclón “Carlos” recorrió ayer la ciudad y el área metropolitana descargando lluvia y fuertes vientos que agitaron el mar, derribaron árboles y provocaron la caída de cristales, llegando a registrarse rachas de 140 kilómetros por hora. Fue una jornada desapacible, en la que no se podía salir a la calle desprovisto de chubasquero o paraguas, aunque hubo momentos en los que “Carlos” dio tregua. Por la tarde, el viento fue disminuyendo, pero durante la noche siguieron cayendo abundantes precipitaciones. 
La mayor parte de los incidentes relacionados con el viento tuvieron lugar en el área metropolitana, puesto que el viento dominante que soplaba era de componente sur, y el monte de San Pedro protege a la ciudad por ese flanco. Aún así, los Bomberos tuvieron que acudir a varias llamadas: una en la calle Monforte, en Os Mallos, y la otra en el cruce de la ronda de Nelle con la avenida de Finisterre. En los dos casos se debió a un aviso de cristales de ventanas que amenazaban con caerse. En la calle Monforte los vidrios se encontraban en un primer piso mientras que en el segundo, fue un quinto. Se trataba de un edificio antiguo, con ventanas de madera, y que iba a sufrir una reforma, que tuvo que ser adelantada por este motivo. 
Ya por la tarde, en Durán Loriga, los bomberos tuvieron que sanear la fachada de la Casa de la Cultura de Salvador de Madariaga después de que desprendiera material de sus balcones. La lluvia también afectó a un transformador de la luz, dejando a veinte clientes sin servicio en el lugar de A Grela y a cerca de sesenta en Monte Alto. 
Cortes de carretera 
Aunque en A Coruña se precintaron las zonas verdes arboladas, solo se registraron desplomes de árboles en el área, la mayoría por la mañana, alrededor del mediodía, cuando el viento sopló con más fuerza: en Miño tres árboles caídos, uno en Bañobre, otro en Barbeita, y un tercero en Viadeiro, en camino de Carantoña. Todos fueron retirados por la brigada de obras sin causar ningún daño personal. En Cambre, a la altura de Sigrás, se cortó la A-6 durante casi una hora por la caída de un pino.
También fue el desplome de un árbol el responsable de que parte del vecindario de la carretera que vea a Seixo Blanco, a la altura de su cruce con la calle Mazadoiro, en Mera, se quedara sin luz a las cinco y media de la tarde.. El árbol se derrumbó sobre el tendido eléctrico, haciendo caer un poste que quedó colgado por los cables. El recuento de bajas arbóreas continuó en Bergondo, con la caída de un ejemplar en Ouces, en la DP-0813 y otro en Mariñán, en la DP-0804. En Culleredo, cayó otro árbol en la carretera de Vinxeira a Sueiro, parte del tendido en la rúa Breogán, en Vilaboa y varias chapas metálicas en una nave en A Ermida, poniendo fin al recuento de incidentes. l

El ciclón “Carlos” deja tras de sí un rastro de árboles caídos, ventanas rotas y trombas de agua