Las obras de A Cañota entran en su última fase al comenzar las labores de pavimentación

El Ideal Gallego-2016-01-27-016-7ee0f1b9_1
|

Las obras de A Cañota han entrado en su última fase, informó el Ayuntamiento de Betanzos. Ayer comenzaron las tareas de pavimentación, con las que se completa más de la mitad de la actuación, una de las más importantes de cuantas se acometen en estos momentos en la ciudad por la “densidad de tráfico” que absorbe la vía y por la situación de la misma, en los aledaños de la García Irmáns. 
La pavimentación, mediante el hormigonado de la calzada, posibilitará que los vecinos o usuarios de garajes del tramo más próximo a Os Ánxeles puedan acceder a los inmuebles a partir de la semana que viene, “una vez compacte”, apuntaron desde la Concejalía de Infraestructuras y Medio Ambiente. En cualquier caso, para acceder a los estacionamientos tendrán que hacerlo por Os Ánxeles. 
La previsión era ejecurar estos primeros tramos de las obras en dos fases, pero se acometió en una, desde la plaza de Os Ánxeles hasta el número 24. Ahora, la siguiente se centrará en el último tramo de la calle, entre el número 24 y el 5, hasta el cruce con A Fonte de Unta. 
Estas obras responden a la necesidad de sustituir los servicios e incrementar la seguridad peatonal, explicó el titular de la Concejalía de Infraestructuras, Antonio Vázquez, durante una visita a la zona para comprobar el avance de los trabajos, acompañado por técnicos municipales y por el edil de Información Cidadá, Andrés Hermida.  
El mal estado del firme, con fisuras y roturas y con piedras sueltas (en la zona donde era de chapacuña), y la antigüedad de los servicios, pusieron de manifesto la pertinencia de un plan integral de renovación, que se completará con la sustitución de todas las redes de A Cañota.
El alcalde, Ramón García Vázquez, señaló que esta obra pretende dar continuidad a otras realizadas en calles de la zona urbana y, en concreto, en la zona de Os Ánxeles. 
De la intervención, adjudicada por de 151.713 euros, destacó el incremento de la seguridad  peatonal que conlleva pues, aunque no se diseñaron aceras, las zonas de paso se diferenciarán de la de circulación a través losas de granito elevadas unos centímetros con respeto a la calzada y delimitadas por bolardos, con un ancho continuo para los vehículos de 2,70 metros.

Las obras de A Cañota entran en su última fase al comenzar las labores de pavimentación