La singularidad botánica coruñesa continua firme en “Árbores Senlleiras”

|

La singularidad botánica de la ciudad de A Coruña se mantiene con firmeza en el catálogo “Árbores Senlleiras” que edita la Consellería de Medio Ambiente. 
A pesar de que el comité de esta entidad, que asesora a la Xunta en cuestiones de patrimonio natural, decidió proponer la retirada del mencionado catálogo de “una serie de elementos por haberse constatado que perdieron los valores por lo que fueron introducidos”, eso no afecta a la flora herculina.

Así, el metrosidero (Metrosideros excelsus) de Monte Alto, el palmeral canario (Phoenix canariensis) de los jardines de Méndez Núñez, y los olmos (Ulmus hollandica) del jardín de San Carlos permanecen en una lista que, actualmente, cuenta con 189 elementos, de los cuales 151 son árboles y 38, formaciones pertenecientes a 80 especies.


El más “senlleiro” de los tres es, para los especialistas, el metrosidero ubicado en el jardín de la sede de la Policía Local. Tiene una edad estimada de entre 100 y 150 años y el motivo de su singularidad son sus dimensiones con una altura de más de 20 metros y un diámetro de copa de casi 24.


Se trata de una especie originaria de Nueva Zelanda, donde existen once especies más de “pohutukawas”, nombre con el que se le conoce en las antípodas.

De este ejemplar se ha ido sacando material reproductivo para propagar y “llenar” de metrosideros la ciudad. Actualmente existen 285 distribuidos por el Paseo Marítimo, la avenida del Metrosidero y el parque de San Pedro. 


Y aunque hay que mantener un respeto a la veteranía, también existen otros dos “gigantes” (perímetro de tronco superior a los cuatro metros) en los jardines de Méndez Núñez y en la plaza de Portugal.


Las otras dos especies que destaca el catálogo de la Xunta ya son “formacións senlleiras”. La que crece en el jardín de San Carlos y da sombra a la tumba de Sir John Moore son dos olmos centenarios que hace algo menos de una década estuvieron amenazados por una plaga denominada “grafiosis”.


Precisamente, evitar que otra, en este caso la del picudo rojo  (Rhynchophorus ferrugineus), dañe el palmeral canario de los jardines de Méndez Núnez llevará al Ayuntamiento a implantar un tratamiento fitosanitario preventivo.


Un comunicado municipal indica que a partir de mañana y hasta el jueves, día 16,  los ejemplares serán tratados para impedir que el insecto termine con una agrupación de medio centenar de palmeras que superan el siglo de vida.

Criterios
Los criterios por los cuales las tres especies coruñesas se encuentran en este catálogo son de diverso tipo.


Las tres coinciden por sus dimensiones, aunque en otros casos se han valorado cuestiones como la estética, la ubicación o la historia.

No obstante, el criterio primordial suele ser el biológico, con un indicador como es el grado de rareza.

La singularidad botánica coruñesa continua firme en “Árbores Senlleiras”