Schröder dice que la austeridad sola "no es el camino" para resolver la crisis

El excanciller alemán Gerhard Schröder. EFE/Archivo

Durante una conferencia en Lisboa, el antecesor de Ángela Merkel al frente de la Cancillería dijo que "el fuerte dolor" derivado de las medidas de austeridad impuestas en algunos Estados debe llevar a los gobernantes a permitir que los países europeos más endeudados tengan "más tiempo" para ajustar sus finanzas.

Alertó también del peligro de "estrangulamiento" económico de los países que viven bajo draconianos programa de ajustes y pidió que se apliquen políticas orientadas al crecimiento, al mismo tiempo que se consolidan las finanzas.

En un discurso pronunciado ante empresarios y gobernantes lusos, el socialdemócrata Schröder analizó la recesión que amenaza a la UE y apuntó salidas políticas frente a ella.

"El fallo clave fue la frágil respuesta al caso de la deuda griega", recordó el exmandatario, para quien el incorrecto enfoque a la situación helena "infectó" a otros países europeos.

A su juicio, Alemania amortiguó mejor el impacto de la crisis por la aplicación de medidas promovidas durante su mandato (1998-2005) englobadas en la denominada "Agenda 2010".

Una economía enfocada en la pujanza de las pymes, un sistema educativo volcado en la innovación, un ambiente laboral flexible y un control de los gastos estatales en los subsidios fueron algunos de los argumentos que, según Schröder, permitieron a su país reducir la tasa de paro hasta cerca del 4 % (7 % entre los jóvenes).

A pesar de reconocer la dificultad de poner en marcha algunas de esas reformas en determinados Estados, las consideró importantes y aconsejó a los gobernantes no dejarse llevar por intereses meramente electorales.

"Actualmente el liderazgo político significa asumir el riesgo a no ser reelegido", sostuvo el antiguo canciller, quien en 2005 convocó elecciones anticipadas al verse desgastado por varias derrotas electorales en los "Länder" (estados federados alemanes) y por la caída de popularidad de su partido.

Schröder demandó "una Europa unida" y "federal", abogó por la integración de Turquía y por una aproximación a Rusia y criticó el papel del Reino Unido.

"No todo el mundo está preparado (ante una Europa federal). Lo digo por Reino Unido", apuntó el exdirigente socialdemócrata, quien juzgó que la elite política de ese país está "bloqueando" la integración europea.

La ambigüedad de los británicos, que "están entre Europa y EEUU", y su tendencia a defender los servicios financieros antes que la industria fueron las principales críticas que Schröder dirigió a Londres.

Una integración económica y fiscal en la UE es el paso previo a un régimen federal que permita al continente tener "voz propia" en un mundo cada vez más globalizado y con mayor competencia, en el que "solo una Europa unida tiene posibilidades de sobrevivir", defendió.

Schröder dice que la austeridad sola "no es el camino" para resolver la crisis

Te puede interesar