Patrimonio investigará el derribo sin su autorización de la Casa Carnicero

2021-01-03 00:00:00
|

Tras tener conocimiento de lo ocurrido con la Casa Carnicero de Oleiros, la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural acordó abrir de oficio y con carácter inmediato “dilixencias para investigar responsabilidades e depurar as consecuencias que se deriven duns feitos que non contaban con autorización por parte de dito departamento”, informó la Xunta.

La demolición del inmueble por parte del Ayuntamiento de Oleiros carecía de autorización y, a pesar de que desde el municipio insisten en que se actuó por seguridad, la intervención podría derivar en sanciones pues “el  proceso  administrativo”  no se ajustó a lo establecido en la Ley de Con-servación  del  Patrimonio”,  que obliga a la “estabilización” del elemento a conservar, un inmueble diseñado por Rafael González Villar e incluido en el catálogo del Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Oleiros.

Tanto la Xunta, a través de Educación e Cultura, como el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia (GOAG) advirtieron el miércoles de la “irregularidad” de la actuación, que el Ayuntamiento de Oleiros ejecutó en Fin de Año. 

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural alertó de que solo se autorizaron “medidas cautelares de urxencia” y el COAG incidió en la obligación de conservar la Casa Carnicero. “Todo eso –continuó– sin perjuicio de los debates que se pudieran llevar a cabo acerca de su conservación total o parcial o incluso su descatalogación, pero siempre atendiendo a la legalidad vigente de la que las administraciones debemos ser las primeras en velar por su cumplimiento”, matizaron desde el COAG, cuyos responsables se expresaron en los mismos términos que otras entidades ciudadanas, sociales y culturales, e incluso organizaciones políticas, del área metropolitana de A Coruña.

Huella
La obra de Rafael González Villar se extiende por varios ayuntamientos de las comarcas de A Coruña y Betanzos y, en muchos casos, su situación no se corresponde con la exigida para unas construcciones que, de la mano del célebre urbanista, llevaron la  arquitectura coruñesa a la contemporaneidad, a través del Racionalismo y del Expresionismo.

La salud que anotan elementos como Rialeda, también en Perillo, a menos de un kilómetro de la Casa Carnicero; el Kiosko Alfonso; la Casa Molina, en O Parrote, o Villa Molina, en Ciudad Jardín de A Coruña, “choca” con el estado que ofrecen el Sanatorio de O Paraxón, en Oza-Cesuras, o la Fábrica da Luz, en Betanzos. 

Este último caso  llama especialmente la atención pues el inmueble, casi sin cubierta, se encuentra en uno de los municipios donde más aseguran respetar la obra de Rafael González Villar. Él diseñó el mobiliario modernista de la plaza de García Irmáns, el Cantón de Claudino Pita y A Porta da Vila, incluido el emblemático palco de la música, restaurado hace un par de años por el Ayuntamiento de Betanzos.

También del urbanista coruñés son la Casa Núñez, sede de la Fundación Centro Internacional de Estampa Contemporánea, en la Rúa do Castro; las Escuelas Jesús García Naveira, ahora Escuela Infantil Municipal Santiago de la Fuente, en Os Cabildos, y el antiguo Cine Capitol, en Os Ánxeles.

Patrimonio investigará el derribo sin su autorización de la Casa Carnicero