Mineros chilenos reciben 2017 bajo tierra como señal de protesta

|

Un total de 73 mineros chilenos pasaron la última noche del año de forma inusual: alejados de sus familias, en la oscuridad fría de una mina que dejó de funcionar y a 700 metros bajo tierra. Sumaron así 29 días de encierro como protesta para reclamar al gobierno la reapertura del yacimiento de Santa Ana. La mina arrastra problemas desde 2015, cuando sus dueños se declararon en quiebra y dejaron sin trabajo a los mineros. Estos solicitan con su encierro que el gobierno compre la mina y mantenga a los trabajadores, lo que supone 700.000 euros que permitirían mantenerla activa. FOTO: REUTERS/Mauro Medel

Mineros chilenos reciben 2017 bajo tierra como señal de protesta