Montero, optimista con el final

Montero, durante el entrenamiento de ayer en Abegondo, chuta a portería vacía en uno de los ejercicios | rcd
|

Javi Montero fue el protagonista de ayer en el Depor con sus declaraciones después de una jornada más de trabajo. Como todos los futbolistas su discurso se maneja en los mismos parámetros. Jugar sin público será extrañísimo. 

“Lo peor que se nos puede dar para nosotros es jugar sin público. Nosotros con público es como jugar con un punto más, con un jugador más y por eso no tenerlo nos perjudica”, comentó el jugador. Todos están concienciados de que la solución es poco más que única: “Sanidad y LaLiga son los que más van a mirar por nosotros. Si Sanidad dice que tenemos que estar así un tiempo o lo que queda de liga no hay problema, es por la salud de todos”, explicó el deportivista, quien abundó que  “lo primordial era empezar otra vez de nuevo porque todo jugador quiere jugar cuanto antes pero con las medidas que ponga Sanidad, que es la que manda”.

El central espera que todo vaya bien, el sentimiento de todo el país, y que se pueda concluir el campeonato. “Soy optimista, si ponen fecha para iniciar la Liga espero poder acabarla”.

En cuanto al nivel que mostrará el equipo en el regreso a la Liga, no hay dudas: “Antes veía al equipo fuerte a pesar de las últimas derrotas y estamos para trabajar y competir partido a partido”.

Concentración, no
El joven futbolista ha tenido que ‘sufrir’ el confinamiento como todos los ciudadanos. Una nueva concentración, sin poder ver a sus familiares, es algo que casi la práctica totalidad de la plantilla considera injusto. “Por mi parte y por la de todos, hemos estado dos meses encerrados y que nos encierren, entre comillas, que nos concentren otro mes y medio, es un poco raro, demasiado tiempo”.

El jugador del Atlético de Madrid es uno de los que ha repasado vídeos con sus acciones, con sus errores en partidos porque “para mejorar porque siempre es bueno verlos”.

El central echó de menos a su familia y a su ‘hermano’ de la vida. Mollejo, quien lleva jugando con él desde pequeño. En A Coruña, además, es su vecino. “La verdad es que es como un hermano, y yo para él. Obviamente no tener ese contacto de estar todos los días lo acabas echando de menos”.

Precisamente, durante este confinamiento, su vecino y amigo ha animado su barrio con música y mensajes desde la ventana y esta actitud positiva ha sido muy agradecida pos sus conciudadanos.

“Yo creo que ha estado muy bien porque son cosas que te dan un poquito de alegría al estar encerrados, para que toques las palmas y todo el mundo se alegre un poco”, concluyó el zaguero en rueda de prensa telemática.

Montero, optimista con el final