La sucesión de temporales causa la peor campaña de Navidad de la flota en años

Copia de El Ideal Gallego-2014-01-08-006-6d7acf94
|

La flota está de nuevo pasando por un mal momento, esta vez debido a causas meteorológicas. La concatenación de temporales de las últimas semanas ha obligado al amarre de la mayoría de buques, lo que según los armadores ha provocado una de las peores campañas de Navidad en años.

El arrastre habla de una pérdida de ingresos de entre 4.000 y 6.000 euros por día y barco


La bajura, por ejemplo, prácticamente no ha salido a faenar en las últimas cuatro semanas. Según afirma el portavoz del sector, Manuel Iglesias, algunos de los barcos más pequeños pudieron trabajar al abrigo de la ría en algún momento “pero lo que son lanchas, ninguna”.
“El año fue muy malo tanto en precios como capturas y este temporal lo remató, a ver cómo somos capaces de subsistir”, declara Iglesias, presidente de Arcopeba (Armadores Coruñeses de Pesca de Baixura Asociados).
Esta agrupación cuenta con unos 20 socios, por tanto, 20 familias que están pasando por dificultades. Su portavoz, además, no ve esperanza para los meses de enero o febrero: “No va a haber grandes ventas aunque haya pescado”.

pérdidas
El arrastre tiene aún más peso en la ciudad y este colectivo señala que lleva desde antes de las fiestas sin salir a la mar. “Dende o 22 ou 23, máis de dúas semanas sen poder pescar en condicións de normalidade”, concreta el representante del colectivo en la ciudad y secretario general de la asociación Pescagalicia, Torcuato Teixeira.
Teixeira admite que es difícil calcular a cuánto pueden ascender las pérdidas de este amarre, pero calcula que por día cada barco de arrastre de litoral dejó de ingresar unos 4.000 o 6.000 euros de media, mientras los gastos fijos como los seguros o los salarios de los empleados se mantienen.
Hay 25 barcos con sede en el puerto coruñés y cada tiene enroladas a unas diez personas de media. En total son 250 familias que dependen de esta actividad que lleva paralizada unos 17 días.

veda
El arrastre se considera uno de los colectivos más afectados por la mala mar porque al temporal se une la veda de la zona que va de A Coruña a Cedeira. Torcuato Teixeira señala que se trata de una de las áreas más tranquilas por lo que se podría salir a faenar en momentos en los que ahora no se puede. “É unha reivindicación do arrastre ano tras ano que esa veda se suprima para que os barcos poidan faenar nunha zona máis segura”, subraya el representante.
Esta prohibición comenzó el 1 de octubre y no finaliza hasta el 31 de enero, por lo que el colectivo también ve complicada su actividad al inicio del año. Para Teixeira se trata de un paro “inxustificado” y así lo afirman patrones mayores, armadores e incluso biólogos. Pero este año se mantiene la prohibición en este banco al que no podrán regresar hasta febrero.

La sucesión de temporales causa la peor campaña de Navidad de la flota en años