El discurso en el que Casado afea la actitud “golpista” de Sánchez en Cataluña causa entusiasmo en el PP

Casado durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo | zipi (efe)
|


Al secretario general del partido, Teodoro García Egea, le ha parecido “la intervención de un presidente, porque no ha habido otro en el hemiciclo” en esta comparecencia del presidente del Gobierno para hablar del último Consejo Europeo y de la venta de armas a Arabia Saudí.
García Egea también defendió todo lo que dijo Casado, incluido cuando acusó a Sánchez de ser “partícipe y responsable” del golpe de Estado en Cataluña, porque según insistió dicho golpe se está produciendo.

Frente a las múltiples críticas que el discurso de Casado cosechó entre sus rivales, dirigentes nacionales del PP mostraban, en los pasillos del Congreso, los múltiples mensajes de diputados y cargos del partido valorando el discurso de su líder.
Y esa “riada” de halagos, señalan desde Génova, echa por tierra cualquier duda sobre el liderazgo de Casado o cualquier crítica interna que pueda haber.

“Auténtico” y “en estado puro”, así vieron a Casado los suyos, que están convencidos de que ha desmontado a sus rivales. No solo a Sánchez, también al líder de Cs, Albert Rivera, a quien han visto “desubicado” y sin la “frescura” que muestra el líder “popular”.
Incluso aseguran que el discurso del presidente del PP tuvo efectos sobre el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien al inicio de su intervención se dirigió a Casado antes que al presidente.
Pese a las críticas recibidas –el propio Sánchez llamó a Casado “auténtico irresponsable” por su discurso– insistieron en alabar a su líder y señalar que su intervención de ayer le coloca como “única referencia del centroderecha”.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, advirtió a Pablo Casado, de que no hablará más con él si no retira su acusación de que es “partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España”.
“¿Mantiene sí o no esas palabras? Si las mantiene, usted y yo no tenemos nada más de qué hablar”, dijo Sánchez a Casado en el pleno del Congreso, tras reclamarle más de media docena de veces que retirara su acusación.
En la réplica a Sánchez, Casado le acusó de ser “partícipe y responsable del golpe de Estado que se está perpetrando en España” por haber tenido que pedir “prestado” su “alojamiento en
Moncloa” a los independentistas y a Podemos.
Sánchez le pidió a continuación que rectificara esas palabras y le advirtió de que esa es una frase que “llena de ignominia” a su grupo parlamentario.
Casado, a su vez, respondió a Sánchez que no acepta “ni una sola lección” de moderación, democracia y Constitución y le afeó que pida moderación cuando él “se rodea” de “batasunos, independentistas y de la extrema izquierda”.
En su respuesta al presidente, Casado se reafirmó además en su afirmación de que Sánchez es “responsable” del “golpe de Estado” de los independentistas. “¿Y qué es si no?”, dijo.
Es entonces cuando Sánchez que anunció que no hablaría más con el líder de la oposición mientras no retirara una acusación que considera “llena de ignominia”.
Al salir del Congreso, Casado negó haber llamado golpista a Sánchez y señaló que lo que dijo es que el presidente es “responsable” de “no hacer nada con lo que está pasando en Cataluña”. “Lo he dicho ya tres veces”, añadió. l

El discurso en el que Casado afea la actitud “golpista” de Sánchez en Cataluña causa entusiasmo en el PP