Argentina centra la atención electoral en dos contrincantes no tan distintos

El candidato opositor argentino Sergio Massa. EFE/Archivo
|

A una semana de las legislativas en Argentina, la atención se centra en el duelo que protagonizarán en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país, el candidato oficialista, Martín Insaurralde, y el exjefe de Gabinete Sergio Massa, dos peronistas con bastantes puntos en común.

La "batalla" por la provincia de Buenos Aires es clave porque, además de ser el distrito más importante del país, la tradición indica que ganar en este bastión peronista facilita el camino para llegar a la Presidencia argentina.

Para la convocatoria del próximo día 27, los ojos están puestos en Insaurralde y Massa, ganador en las primarias del pasado agosto y favorito en las encuestas, que podrán diferenciarse en sus propuestas pero no en muchos aspectos personales.

Ambos son jóvenes, de raíz peronista, con militancia en el kirchnerismo, con experiencias exitosas como alcaldes en la provincia de Buenos Aires -Insaurralde en Lomas de Zamora y Massa en Tigre-, de carácter afable y hasta apasionados por el fútbol.

"Son menos diferentes de lo que ellos quisieran. Paralelismos hay, e importantes. Los dos son alcaldes, son personas de la misma edad y tienen un estilo muy afín", dijo a Efe Orlando D'Adamo, codirector del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano (Copub).

Ambos candidatos son nacidos en tierra bonaerense. Massa tiene 41 años e Insaurralde, 43, y los dos iniciaron su militancia política en su juventud.

"Creo que tienen muchas cosas en común, partiendo de lo que ambos rescatan, que son hijos de la democracia. No son de los viejos políticos que vienen de haber vivido las etapas negras de la dictadura argentina. Tienen una mirada un poco más amplia, menos condicionada que la dirigencia política anterior", dijo a Efe Jorge Arias, de la consultora Polilat.

Massa, que actualmente lidera el opositor Frente Renovador, ingresó en la arena política a los 17 años como militante de la liberal Unión del Centro Democrático, fuerza que a comienzos de la década de 1990 se alió y fue absorbida por el gobierno peronista de Carlos Menem (1989-1999).

Insaurralde, en tanto, inició su militancia en una agrupación peronista que respondía al expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003), pero dice sentirse un hijo político del fallecido exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

Massa también está fuertemente ligado a ambos exgobernantes: Duhalde le designó director ejecutivo de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), cargo en el que Kirchner le confirmó en 2005.

"Más allá de los matices, ambos tienen una raíz peronista. Pero Insaurralde encarna la continuidad del proceso kirchnerista y Massa está planteando una interrupción del kirchnerismo a través de un modelo superador", apuntó Arias.

Otra coincidencia es que ninguno de los dos ha ocupado una banca en el Congreso, aunque Massa accedió a un escaño de diputado en las elecciones de 2005 que no asumió porque permaneció en la Anses.

Su fuerte, en cambio, es la función ejecutiva, con un desempeño reconocido en ambos casos.

Insaurralde -electo en 2003 concejal por Lomas de Zamora, que que revalidó en 2007, ya como candidato del Frente para la Victoria- es alcalde de ese distrito de 620.000 habitantes -el más poblado de la provincia- desde octubre de 2009.

Massa, por su parte, asumió en diciembre de 2007 como alcalde de Tigre, de 400.000 habitantes.

Dejó esa jefatura comunal en julio de 2008 al ser convocado por la presidenta argentina, Cristina Fernández, para ocupar la Jefatura del Gabinete de ministros hasta julio de 2009, cuando regresó a su puesto de alcalde.

"Los dos han intentado apartarse del estilo de fuerte confrontación que tiene la presidenta argentina en este momento y han tratado de mostrarse conciliadores, abiertos a escuchar a la gente", dijo a Efe Virginia García Beaudoux, codirectora del Copub.

En lo personal, también tienen coincidencias: ambos se han casado, tienen hijos y son apasionados por el fútbol: Massa es hincha del Tigre e Insaurralde, del Banfield.

Massa lleva 12 años casado con Malena Galmarini, madre de sus dos hijos y una militante peronista hija de un alto cargo del gobierno del expresidente Menem.

Insaurralde, en tanto, tiene tres hijos y su primera mujer, de quien se divorció, es hija de un colaborador cercano del expresidente Duhalde.

A ambos, sea cual fuere el resultado del domingo, les espera un futuro prometedor.

Insaurralde, aun si pierde, saldrá de esta campaña con un importante posicionamiento en la arena política, luego de estrenar su candidatura como prácticamente un desconocido.

Para Massa, en tanto, suenan las campanas de las presidenciales de 2015.

"Si Massa triunfa, como es previsible, va a tener posibilidades diferentes de cara al futuro. E Insaurralde podrá eventualmente ser un actor medianamente importante en el cuadro estelar del kirchnerismo", sostuvo Arias.

"Massa, en aquel juego donde él en algún momento se planteó ser cola de león o cabeza de ratón, eligió ser cabeza de ratón por un tiempo y pareciera que puede realmente plantearse ser cabeza de león. Esto es lo que pareciera que está en juego en los próximos tiempos en Argentina", añadió el analista.

Argentina centra la atención electoral en dos contrincantes no tan distintos