La vigilancia en estaciones reduce un 15% las patrullas en las calles

|

A finales de noviembre, el número de patrullas de la Policía Nacional cayó un 15%, según fuentes del Sindicato Unificado de Policía (SUP), reduciendo el número de coches con agentes uniformados que realizan labores de Seguridad Ciudadana en cinco por turno. Es un efecto indeseable de la decisión de la Comisaría Provincial de multiplicar la vigilancia en las estaciones de tren y autobuses: los nuevos agentes de la Brigada Móvil provienen de Seguridad Ciudadana, que ahora cuenta con apenas el número necesario de efectivos para cumplir su labor.
Lo cierto es que nunca ha sido fácil conseguir voluntarios para patrullar. “Es el peor destino, y todo el que puede consigue un traslado”, explican desde el sindicato policial. Recorrer la ciudad no es en absoluto una tarea agradecida para los agentes, que tienen que soportar el trabajo a la intemperie, los malos horarios que dificultan la conciliación laboral y el desgaste que supone estar continuamente al pie del cañón. Así que cuando aparecieron vacantes en la Brigada Móvil, la mayoría ni se lo pensaron. 
Esta unidad se encarga de la vigilancia de los medios de transporte terrestre, como bus interurbano y trenes, pasando de solo nueve agentes para todo el territorio de la comunidad autónoma a 25. Según fuentes de la misma jefatura, se trataba de una decisión tomada por “la importancia estratégica”, del sector ferroviario. Pero, aunque oficialmente esta decisión no está relacionada con los atentados terroristas en París, algunas voces apuntaban a que las vacantes son cubiertas como consecuencia de las directrices acordadas por los ministros de Interior de la Unión Europea para luchar contra el terrorismo yihadista.
No hay que olvidar que a finales del año pasado se vivieron varias situaciones de alarma en A Coruña: una en la misma estación de tren, el 18 de diciembre, cuando se detectó sobre un contenedor un bulto sospechoso que obligó a movilizar a los Tédax. Si bien la alarma fue falsa (la bolsa no contenía más que ropa) la respuesta dejó claro lo en serio que las autoridades se toman la amenaza, aunque otras ciudades como Santiago puedan estar más expuestas. 
Pero ahora el SUP señala que el problema se encuentra en Seguridad Ciudadana. “En los últimos años hemos perdido efectivos poco a poco. En los buenos tiempos, hubo hasta nueve coches patrullas por turno”, explican desde el sindicato. Sin embargo, ahora el número es de una media de cinco coches, aunque puede variar según las disposiciones del servicio y hay que tener en cuenta otros efectivos, como los que operan de incógnito, y que también cumplen con labores de Seguridad Ciudadana.
Pero todavía no se puede hablar de déficit. “Ahora vamos ‘justitos’ tirando a escasos”, aclaran desde el SUP.  Lo que es un problema para una comisaría que siempre ha primado la presencia policial en la calle.

La vigilancia en estaciones reduce un 15% las patrullas en las calles