Los delincuentes autóctonos copian cada vez más a las bandas del Este

Esta semana, la Guardia Civil anunció la detención de diez individuos, todos naturales de A Coruña o de su área metropolitana, de los que se sospecha que habían perpetrado hasta 30 robos en domicilios de los municipios de Carral, Abegondo y Órdenes. Según la Comandancia, los investigadores de la Policía Judicial, quedaron sorprendidos por el grado de sofisticación del grupo: “Creemos que cada vez más, los criminales de la zona están copiando las tácticas de las bandas del Este”. 
No se trata de que emplearan un modus operandi muy sofisticado: para violentar las casas donde robaban se limitaban a lanzar una piedra contra una ventana o una puerta, hasta reventarla. Tampoco tenían que montar un dispositivo de vigilancia para asegurarse de que no había nadie en la casa objetivo, porque los robos suelen cometerse siempre entre las seis y las diez de la noche. Y a esa hora en invierno ya se ha puesto el sol, así que sí hay ocupantes las luces están encendidas. 
Lo que consideran relevante los investigadores es el gran tamaño del grupo detenido (ayer se arrestó a otro individuo más, con lo que suman 11) y su juventud, puesto que todos son veinteañeros. Sin embargo, sabían qué estaban haciendo: habían establecido precauciones, como medidas de contravigilancia, y resultó difícil para los investigadores de la Guardia Civil su detención. Además, no todos se dedicaban a allanar domicilios. Algunos de ellos fueron detenidos por receptación de objetos robados: sobre todo joyas, pero también videoconsolas, videojuegos y móviles. Algo que también les diferencia de las bandas del Este, que casi siempre se limitan al oro.  

por rachas
“Los delincuentes se copian unos a otros, eso pasa”, explican desde el Instituto Armado, pero, según la Guardia Civil, no puede afirmarse que las bandas de ladrones de pisos hayan pasado de ser itinerantes a estar formadas por lugareños. “Es cierto que en los últimos meses se ha arrestado a varios españoles, pero va por rachas”, explican. Desde que empezó el año, los agentes de la Policía Judicial del Instituto Armado han llevado a cabo varias operaciones contra ladrones de viviendas; “Ocaso”, “Palomero” y “Turubel” a las que ahora se suma “Petra”. 
“Ocaso” logró desmantelar una banda criminal compuesta por cinco personas, todos ellos nacionales de países de la Europa del Este que habían saqueado 30 viviendas del área metropolitana, sobre todo Carral. “Turubel” consiguió encerrar a un coruñés de 33 años al que se le imputa el robo en solitario de 33 hogares de Bergondo. 
Pero sin duda la más importante fue la operación “Palomero”, que concluyó con tres vecinos de Oleiros arrestados como sospechosos de más de 100 robos cometidos en, al menos, 15 municipios de la provincia a lo largo de siete meses.

Los delincuentes autóctonos copian cada vez más a las bandas del Este

Te puede interesar