El alcalde apuesta por rutas alternativas para evitar las obras de La Marina

El Ideal Gallego-2015-04-10-009-9fb2896a
|

Los problemas de circulación con motivo de las obras de La Marina tienen los días contados, literalmente. El alcalde, Carlos Negreira, indicó ayer que son “muy pocos días” los que la zona de las calles de Ambrosio Feijoo y Alcalde Manuel Casás tendrán un solo carril operativo, por lo que pide paciencia a los conductores y les ofrece una solución: una ruta alternativa.

Ayer el tráfico lento volvió a ser una constante en el entorno de Correos a causa de los trabajos que obligan a cortar uno de los carriles y cuya duración está prevista hasta el próximo día 24. Dadas las circunstancias de la zona, la ruta alternativa a la que aluden desde el Ayuntamiento tampoco es sencilla de encontrar, como reconoció el propio alcalde, que insistió no obstante en que será poco el tiempo que se producirán estos problemas.

De fechas habló también en relación a la conclusión de las obras de La Marina, sin concretar si será finalmente a partir del 30 de este mes cuando los coruñeses podrán pasear por esa gran zona peatonal. “Es una fecha que se baraja, aunque un día más o un día menos después de tantos años con el agujero de O Parrote no es lo más importante”, comentó Negreira, que destacó: “Estamos haciendo un esfuerzo importante todos los que estamos promoviendo la obra para poder generar un espacio para el encuentro de los coruñeses al borde del mar, que sea accesible, para los mayores y para los más jóvenes”.

El alcalde, que insistió en que los trabajos de urbanización están “en la recta final”, aseguró que entiende que en estas semanas que quedan para concluir “esta gran obra casi más de 50.000 metros cuadrados al borde del mar” parezca que el tiempo pasa más despacio.

Y abundó en los motivos para el optimismo, recordando una vez más que con los trabajos muy avanzados ya se puede apreciar cómo va a quedar. “Aunque la parte que hemos abierto no es la más bonita”, reconoció.

No es la más vistosa ni de la que mejor uso pueden hacer los peatones, porque los coches se han hecho con ella casi desde su apertura al público. La explanada peatonal que comunica la Autoridad Portuaria con el mar es zona de aparcamiento gratuito para algunos conductores, que ignoran la señales de prohibido estacionar que ayer mismo colocaban a media mañana los operarios que trabajan en la remodelación de La Marina.

Desde primera hora, como en días anteriores, numerosos conductores aprovecharon la reforma de una zona en la que nunca estuvo permitido el aparcamiento para dejar sus coches frente a loe edificios de Correos y de la Autoridad Portuaria, formando incluso doble fila.

Con la renovación de La Marina a punto determinar, aún son varias las dudas de los coruñeses, a los que el alcalde aclaró ayer que no habrá comunicación entre el túnel de La Marina y el parking de O Parrote: “El acceso se realizará por la otra cara, ya que si no meteríamos tantos coches que no podríamos disfrutar de la zona. Por la superficie de La Marina solo podrá circular transporte público, ambulancias y los vehículos de los residentes con la idea de que haya una plataforma única al borde del mar”.

El alcalde apuesta por rutas alternativas para evitar las obras de La Marina