Piden siete años y medio por disparar una escopeta contra un joven y un policía en San Andrés

18 mayo 2010 a coruña.- la calle de la estrella recupera su esplendor un cuarto de siglo después de la última taza
|

  Dos disparos, ninguno certero, pueden costar siete años y cinco meses de cárcel al hombre que en mayo de 2009 protagonizó un sonado incidente en la calle de San Andrés, al sacar una escopeta en plena calle y llegar a disparar contra un joven y un agente de la Policía Local. El suceso llega el próximo 14 de febrero al juzgado de penal número 3, donde el detenido se enfrenta a una acusación por delitos de atentado, intento de lesiones, intento de lesiones con instrumento peligroso y tenencia ilícita de armas.

Fue detenido aquella misma madrugada en el piso de la calle de la Estrella donde residía con su madre, el mismo al que, según informa la Fiscalía, había acudido minutos antes para coger el arma con la que después apuntaría al agente y al transeúnte.

El escrito de acusación encuentra las causas del incidente en una discusión del acusado con un grupo de jóvenes a los que encontró en la confluencia de la calle de San Andrés con Vista sobre las dos y media de la mañana. Parece que la pandilla estaba mostrando una actitud que al hombre le pareció “inadecuada”, así que llamó la atención a los chicos en un tono que el fiscal describe como “agresivo”. Se entabló entonces una discusión, que, según el fiscal, el hombre decidió zanjar con el uso de su escopeta, al ver que los chavales apenas le hacían caso.

Tal como declararon los testigos, el procesado echó a correr en dirección a la calle de la Estrella después de advertirle a uno de ellos: “Espera ahí que ya verás, te vas a cagar”. Pasados pocos minutos regresó empuñando el arma, que había cargado con dos cartuchos.

Los jóvenes, al ver que los estaba encañonando, echaron a correr en dirección contraria, y fue entonces cuando el procesado disparó por primera vez contra uno de ellos. En ese momento la iluminaciónera tenue, y su objetivo se encontraba a más de diez metros de distancia, con lo que no llegó a acertarle. El fiscal matiza que tampoco consta “que el acusado apuntase a una parte vital del cuerpo” ni que la escopeta de cartuchos pudiera tener efecto letal.

El hombre, según el relato que maneja la acusación, volvió a accionar el gatillo poco después, contra uno de los agentes del 092 que habían sido comisionados. Tampoco en esta ocasión entiende el fiscal que el tirador pretendiese acabar con la vida de su víctima pero, en todo caso, no pudo hacerlo, porque el arma se encasquilló.

Inmediatamente después del disparo fallido, el policía gritó: “tira el arma” pero, en lugar de hacerlo, el hombre huyó a la carrera y se refugió en su domicilio, donde intentó de ocultar la escopeta guardándola en el balcón.

Piden siete años y medio por disparar una escopeta contra un joven y un policía en San Andrés