La Policía Nacional detiene a doce sospechosos en el punto negro de drogas de Monelos

Efectivos de la Policía Local y Nacional acordonaron la calle Camino de la Iglesia desde la cinco y media de la madrugada / pedro puig
|

A nadie en la zona le sorprendió que la Policía Nacional hiciera acto de presencia: agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) aparecieron a las cinco de la madrugada y con un ariete, derribaron dos puertas: la del número 33 y la del 2 de Camino de la Iglesia, para desarticular un punto negro de drogas que lleva cerca de una década anclado en medio del barrio de Monelos, junto a la iglesia de Oza. En total fueron detenidos doce sospechosos, todos pertenecientes al mismo clan, más otros dos en Ferrol y dos más en Sada, como parte de la operación “Luna”.

Entre los detenidos había varios menores, así como sujetos sobre los que pesaba una orden de ingreso en prisión, además de una mujer de edad avanzada, a la que se supone la matriarca. En el número 33 se detuvo a dos individuos, pertenecientes al mismo clan de etnia gitana. Los agentes emplearon un ariete para derribar la puerta, que arrancaron de sus goznes, al igual que hicieron en el número 2, para sorprender a los sospechosos en sueño. En total se practicaron ocho registros, de los que seis fueron en A Coruña, uno en Ferrol y otro en el municipio coruñés de Sada. Además se requisaron armas y una cantidad aún por especificar de cocaína y heroína. La operación es el resultado de la investigación llevada a cabo Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco).

Polémica

La operación policial se prolongó a lo largo de cinco horas durante las cuales la calle permaneció cortada. Por supuesto, los familiares de los detenidos estaban bastante encolerizados y pronunciaron las habituales amenazas a los medios de comunicación presentes, pero la redada también suscitó bastante polémica entre los vecinos de la zona.

Mientras algunos opinan que “tenían que haberlo hecho mucho tiempo atrás, que aquí estamos cansados de las drogas”, otros estaban molestos por haber sido despertados de golpe en plena madrugada, y por los daños producidos en el portal. “¿Quién va a pagar esto?”, se preguntaban. Según un vecino, todo el mundo sabía que allí se traficaba, y no hacía falta actuar en horas tan intempestivas.

En cambio, la junta directiva de la asociación del barrio de O Castrillón expresó su “enorme satisfacción” por que se haya golpeado este punto negro: “Esperamos que hayan tenido éxito”.

Por su parte, la alcaldesa, Inés Rey, explicó que la Policía Local prestó a la Policía Nacional apoyo en la operación y recordó que esta clase de operaciones es compleja y es necesario recurrir a instancias judiciales a pesar de las múltiples denuncias de los vecinos que. “Estas cosas llevan su tiempo pero hay que dejar a las unidades especialidades hacer su trabajo”, señaló.

La Policía Nacional detiene a doce sospechosos en el punto negro de drogas de Monelos