Aumenta el enfado en la hostelería ante la posibilidad de que haya más restricciones para el sector

Terrazas con gente en la zona de La Marina | quintana
|

El sector de la hostelería aumenta su enfado incluso antes de conocer la decisión que tomará hoy el comité clínico. Si bien todo apunta a un endurecimiento de las medidas para la ciudad, que podría suponer el cierre de los establecimientos hosteleros a las 18.00 horas, todavía se desconocen los detalles finales. “Hay un gran enfado y preocupación general, porque se cumple todo lo que llevamos diciendo durante semanas”, sostiene el presidente de la Asociación de empresarios de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete.

En concreto, el representante de los hosteleros se refiere a algo que ya ha apuntado en varias ocasiones. “No se pueden permitir las reuniones familiares sin control y que luego se cierren los bares porque lo que esto provoca es que se juegue con la salud”, insiste, a la vez que aclara que “esta vez se ha demostrado que la hostelería no tiene la culpa del aumento de contagios, por si había algún tipo de duda”.

Cañete se muestra tajante: “Se ha dilapidado todo el sacrificio que hemos hecho a cambio de reuniones familiares que se tendrían que haber evitado”, por lo que, asegura, “el enfado es monumental”. A la espera de las decisiones que se tomen hoy por parte del comité clínico que aconseja a la Xunta, los posibles escenarios ya se barajan desde hace días. 

Si A Coruña sube al nivel medio-alto de las restricciones, los establecimientos tendrán que cerrar a las 18.00 horas y limitar las reuniones a cuatro personas, entre otros aspectos. “Esto se complica y la presión va cediendo. Si esto ocurre, habrá muchos locales que directamente no abrirán porque no se puede. No podemos hacer más, por mucho que luchemos no vamos a ser capaces de abrir”, anuncia el presidente de los hosteleros.

Movilizaciones
Dependiendo del resultado que hoy se comunique, el sector adelanta que se preparan para concentrarse de nuevo. “Habrá grandes movilizaciones, porque aunque enero no es un mes muy fuerte en la hostelería, si esto sigue así nos acabarán cerrando de nuevo, y no aguantamos más”, dice con un tono de firmeza Héctor Cañete.

Las nuevas medidas podrían llegar, además, en medio de un clima de tensión por el cobro de las ayudas anunciadas para el sector. “Muchos no hemos cobrado ni un euro de las ayudas de la Xunta”, asegura. Pero lo más preocupante, según denuncia, es la respuesta del Gobierno central: “No han anunciado ayudas y aún por encima nos dicen que negociemos con los propietarios, es decir, entre dos empresas privadas. No tiene sentido”. Cañete pone la vista en otros países como Alemania, donde sí se han tomado medidas para ayudar a los sectores afectados. “Nos merecemos algo digno”, recalca.

En cuanto a las ayudas locales, el portavoz de los hosteleros coruñeses ve con buenos ojos el Plan de Reactivación Económica y Social (Presco), aunque solicita mayor agilidad de los cobros, ya que “todavía no se ha pagado a muchos de los autónomos”. 

Aún así, agradece al Ayuntamiento que se haya llevado a cabo esta iniciativa, ya que en ciudades como Vigo, pese a pedirlo, no se ha realizado y los hosteleros han notado la dificultad. “Estamos a día 8 de enero y esto se complica, adeudamos rentas y los trabajadores siguen bajo los ERTE. No sabemos cuánto tiempo se sostendrá”, concluye el presidente de la Asociación de empresarios de Hostelería de A Coruña.

Aumenta el enfado en la hostelería ante la posibilidad de que haya más restricciones para el sector