El gobierno local calcula que en 2015 habrá un ahorro de 20 millones de euros

los concejales del gobierno local, segundos antes de entrar en el pleno javier alborã©s
|

En un momento en el que hacer mucho con poco no es una cuestión de buen gusto, sino de necesidad, el gobierno local piensa finalizar su mandato con 20 millones de ahorro gracias a la contención del “gasto superfluo”, según afirmó el concejal de Economía y Hacienda, Roberto Coira que destacó que, a pesar de esa austeridad, el Ayuntamiento ha conseguido abonar las facturas pendientes. O, como prefiere n expresarlo desde el gobierno local “poner el contador a cero al pagar todas las facturas que el bipartito dejó en el cajón sin abonar.
En total, más de 20 millones de euros a los que hay que sumar otros 9,7 millones en reconocimientos extrajudiciales. Coira aportó estos datos en el pleno que se celebró ayer en María Pita ante los concejales de la oposición, que no las dieron por buenas. De hecho, las cifras contables se convirtieron en la munición que emplearon los ediles de uno y otro partidos. El pleno volvió ayer a convertirse en el que las cifras contables hicieron las veces de munición y la nacionalista Ermitas Valencia señaló que el gobierno local tuvo que recurrir a 23 operaciones de préstamo el año pasado, lo que elevaría la deuda a más de los 79,5 millones que reconocen los populares, y a lo que añaden otro preocupante dato: los ingresos han caído un 75%.
A pesar lo que esto significa para las arcas municipales, el teniente de alcalde, Julio Flores, aseguró que no se ha aumentado la presión fiscal sobre el ciudadano coruñés, porque los impuestos municipales llevan dos años congelados, sin que se haya aplicado la subida del IPC (que supera el 6%). “A Coruña es una de las ciudades de España con el IBI más bajo”, hizo notar Flores.

inversión "faraónica"
El aspecto económico también marcó la aprobación del convenio firmado con la Xunta el año pasado, por el que el gobierno local asumió el control del embalse de Cecebre, y no solo de la presa. La oposición, molesta por que el convenio no hubiera sido sometido a votación antes de su firma, lo criticó señalando que el túnel de 10 millones de euros que deberá unir el embalse de Meirama con el de Cecebre es una obra “faraónica” e innecesaria, puesto que nunca se habían llegado a niveles de emergencia en la escasez de agua. El concejal de EU, César Santiso, aseguró incluso que el agua de Meirama es ácida y contiene metales pesados, lo que perjudicaría al suministro y  llegó a afirmar que la verdadera razón del convenio es impulsar una minicentral eléctrica en al que tiene intereses Ana Fernández, concejala de Cultura.
Flores volvió a tomar la palabra para asegurar que Fernández no tenía ningún interés en esas instalaciones, que no estaban en funcionamiento, y que la Universidad había realizado 250.000 analítica para asegurarse de que el agua era potable. Según el portavoz municipal, antes se pagaba una tasa de 600.000 euros anuales para el mantenimiento del embalse de Cecebre, a pesar de que el Ayuntamiento no era el titular y tenía que acatar unas normas de explotación, que ahora pueden dictar.
En cuanto a si es necesario  contar con Meirama para asegurar el suministro de agua, Flores recordó que se debe garantizar el servicio a casi 400.000 personas en el área, y que ya hubo sequía en 2008, 2009 y 2011. “Supongo que su plan es empezar las obras cuando haya sequía”, ironizó el portavoz”. n

El gobierno local calcula que en 2015 habrá un ahorro de 20 millones de euros