Derrota en el desánimo

During La Liga match on November 30, 2014 at Vicente Calderon Stadium in Madrid, Spain. Photo: Cesar Cebolla / ALFAQUI

alberto torres

a coruña

 

El Depor cayó ayer en Madrid con las botas puestas. Perdió con honor, defendiendo bien, y los goles que sentenciaron el partido llegaron a balón parado, uno a saque de córner y otro aprovechando la segunda jugada.

El encuentro comenzó con la tristeza de la grada y los protagonistas por los hechos que precedieron a lo que debiera ser un partido más. El equipo deportivista saltó al terreno de juego con una idea clara, posicionarse bien, mantenerse férreo en la zaga, dispuesto a plantar batalla al campeón de Liga.

Los colchoneros saltaron al terreno de juego con tranquilidad, moviendo la pelota de costado a costado para intentar buscar fisuras. Tuvieron oportunidades en los primeros minutos, pero fue el Depor quien rompió la paz, con un remate que despejó de puños Moyá. A partir de ahí tomó el protagonismo ofensivo el cuadro de Simeone. Mandzukic enviaba la pelota al poste a los ocho minutos y en la siguiente jugada tras varios rechaces, el balón se alojaba en el fondo de las mallas pero la jugada era invalidada por falta a Fabricio.

El Depor las pasaba canutas antes de llegar al primer cuarto de hora. Además, en el minuto 14, se lesionaba Juanfran, entrando Laure en su lugar. Contratiempo para el banquillo al que está acostumbrando el entrenador, pues no es la primera vez que se queda sin un cambio en los primeros compases.

Superados los veinte primeros minutos el cuadro coruñés respiró con un par de acciones por banda que llevaron el balón a la frontal atlética. En el 28 intentó una nueva jugada de ataque a base de arreones pero la zaga rojiblanca fue contundente. Aún así los coruñeses, defendiendo con la primera línea en el medio del campo, conseguían maniatar al campeón de Liga al menos de manera momentánea.

Incluso lanzó una contra en el 31 pero Postiga y Cavaleiro no pudieron con cuatro rivales, que se rehacían rápidamente de sus posiciones de ataque para replegarse y repeler la transición rápida de los deportivistas.

Llegaba la primera parte a su colofón cuando el equipo rojiblanco se adelantaba en el marcador. El Depor soñaba con llegar al descanso con un esperanzador 0-0, pero a la salida de un córner Mandzukic peinaba en el primer palo para que anotase Saúl, libre de marca, con toda la zaga volcada sobre el delantero croata. Fue un jarro de agua fría y con esta ducha de realidad se llegó al descanso.

Ambos equipos reanudaron la contienda con los mismos argumentos, pero el conjunto coruñés salió un tanto aletargado. Los comentarios en el descanso de la tragedia que rodeaba al partido afectan a cualquiera.

Tras dos errores en la zaga el Atlético aprovechó que el Depor estaba menos activado. Así, en el 54, puso el 2-0 definitivo. De nuevo a balón parado, pero en la segunda jugada, marcaba el equipo rojiblanco. Un balón despejado por la zaga coruñesa caía en los pies de Arda Turan, que batía de disparo seco a Fabricio.

Víctor Fernández hizo los dos cambios que le quedaban intentando no salir del partido de manera definitiva y buscó más fluidez en el ataque. El Depor intentó buscar verticalidad por la banda derecha, pero el Atleti estaba muy cómodo y se dedicaba a especular sin prisa. Los dos entrenadores movieron sus piezas. Simeone sobre todo para dar descanso a futbolistas que habían jugado Champions.

Se vio entonces, en los últimos minutos, un bajón general en el juego de ambos. El Depor estaba completamente desanimado, veía que no llegaba a la meta rival, y el Atlético se conformaba con la victoria después de una primera parte igualada hasta el gol. Con un disparo de José Rodríguez en el 86 y una intervención de Fabricio en el 91 acabó un partido que no debió disputarse ayer. Es esta la crónica que no se tenía que haber escrito.

Derrota en el desánimo

Te puede interesar