La planta de Nostián recicló menos del 8% de la basura durante siete años

05 agosto 2011 / 25 octubre 2011 página 06 / 23 noviembre 2013 página 7 A Coruña.- Heridos graves dos trabajadores al volcar un camión en un vertedero en Nostián Las instalaciones de Conteco, ayer
|

La planta de tratamiento de basura de Nostián resultó prácticamente ineficaz desde 2001, un año después de su puesta en funcionamiento, y 2007. Durante estos siete años, solo el 8% de los residuos que entraron en las instalaciones que gestiona Albada pudieron ser tratados. Es uno de los datos que revelan las auditorías técnica y económica, que el Ayuntamiento empleará ahora como “herramienta” con el Consorcio das Mariñas para redactar el plan de viabilidad de Nostián en el que, en un principio, se descarta la ampliación del actual contrato.
Si el año del estreno las cifras fueron nefastas, con un porcentaje de rechazos (basura que no puede ser reciclada) del 88,30%, la situación empeoró al año siguiente. En 2001, los niveles de rechazos alcanzaron el 92,43% de la basura. El récord se batió en 2006, cuando en Nostián se recicló menos del 5% de las basura que entró en las instalaciones.

los objetivos
Pese a estos datos, en el contrato que se adjudicó a Albada la empresa se comprometía a tener solo un 34,42% de rechazos del total de los residuos que entrasen en la planta. En las auditorías se pone en duda esta previsión, ya que para instalaciones similares a la de A Coruña la media de basura que no se puede tratar se sitúa en un 55%. Pero en Nostián, al menos hasta 2011, nunca se llegó a alcanzar esta cifra. Los registros más próximos a esta media se corresponden precisamente con el ejercicio de 2011, cuando el nivel de rechazos descendió hasta el 64,64%.
De hecho, los datos comenzaron a mejorar a partir de 2008, coincidiendo con la entrada en servicio de la nave de producción de Combustible Derivado de Residuos (CDR), que no estaba contemplada en el proyecto inicial, y que engordó la cifra de inversión necesaria para la puesta en funcionamiento de Nostián, que se disparó 24 millones más de lo previsto.
En los informes se señala como una de las causas del mal funcionamiento de la planta de reciclaje la falta de hábitos previos entre los ciudadanos para separar los residuos en origen, así como la dudosa eficacia de las líneas de separación diseñadas en el proyecto. Todo esto se sitúa entre las causas del conocido como “sobrecoste de Nostián”, que llevó a la concesionaria a reclamarle al Ayuntamiento 33 millones de euros.

vertederos
Una de las consecuencias de que la mayor parte de la basura tuviese que ser enterrada fue el llenado de los vertederos construidos en la planta mucho antes de la provisto. Si en su previsión Albada calculaba que estos tendrían una vida útil de 25 años, las celdas se vieron rebasados en menos de siete años, de acuerdo las auditorías. Esto obligó a transportar la basura al vertedero de Sogama, con el consecuente incremento del sobrecoste.
En este caso, en el Ayuntamiento recuerdan que se logró una rebaja, al pasar de pagar por el transporte de basura 2,9 millones en 2009 a 1,8 millones en 2013.

La planta de Nostián recicló menos del 8% de la basura durante siete años