Los usos del inmueble reservan las opciones para el pequeño comercio

Imagen de la planta del edificio
|

El proyecto básico hace varias propuestas de distribución interna del edificio destinado a usos terciarios, que medirá 1.103 metros cuadrados y no superará la rasante del paseo. El documento deja claro que no toda la superficie se tendrá que dedicar a la hostelería como pretendía la Autoridad Portuaria: “Debe considerarse la reserva del derecho por parte de la concesionaria a desarrollar en el citado volumen cualquier tipo de actividad prevista en las ordenanzas urbanísticas vigentes”.

Esto significa que también cabe la posibilidad de otras ocupaciones, como tiendas o establecimientos relacionados con la náutica. De hecho, una de las tres propuestas del proyecto pasa por ubicar pequeños establecimientos comerciales en el interior a modo de “galería comercial”, que mediría desde 53,62 metros cuadrados a 76,65 el más grande, mientras que el uso hostelero todavía dispondría de 522,83 metros.

En cambio, desde el Puerto se muestran convencidos de que el inmueble se destinará a cafeterías o restaurantes, tras las conversaciones con Copasa. En el documento se concreta que las propuestas no son vinculantes y que de querer integrar usos comerciales debería hacerse “dentro de una propuesta inicial de explotación comercial del espacio mediante un local cuyo uso y destino principal sea la hostelería”.

 

Permiso > En el proyecto se contempla como un “factor decisivo” el tratamiento que se le dará a la medianera del edificio hacia La Solana. Se podría construir un muro ciego, que se aprovecharía por los establecimientos interiores para almacenes, cocinas... o apostar por una fachada acristalada como en el lado de las murallas –dónde se utilizará carpintería y vidrio de seguridad–. Pero para ello se tendrá que solicitar permiso a la empresa deportiva del Club Metropolitan o La Solana, puesto que desde el interior del inmueble se podrán ver las instalaciones exteriores del recinto.

En cualquier caso, sucederá lo mismo desde el techo del edificio, que funcionará como lugar público de esparcimiento.

Los usos del inmueble reservan las opciones para el pequeño comercio