Blanco admite que “no se podía esperar más” por una ampliación que busca rentabilizar Alvedro

|

El Ideal Gallego-2011-06-23-002-b8c78941 

El ministro de Fomento, José Blanco, visitó hace casi ocho meses el aeropuerto de Alvedro con motivo de la inauguración del aparcamiento subterráneo y en ese momento anunció la licitación de la ampliación de la pista. Ayer regresó a la ciudad y lo hizo para celebrar que empezaban los trabajos, tras años de espera para algunos y de críticas para otros, entre los que están los expropiados de Culleredo, a los que el representante estatal mencionó durante su discurso. El mismo estuvo marcado por la defensa de esta actuación, que costará 100 millones de euros. Según Blanco, disponer de 2.340 metros de pista de aterrizaje favorecerá la implantación de destinos más lejanos y con ello, la rentabilidad del aeropuerto.

c.r. > a coruña


  Tras años informando de los avances de la ampliación de la pista de Alvedro y esperando por que las máquinas entraran en el aeropuerto, por fin, ayer, el anuncio se hizo realidad con el inicio de las obras. El ministro de Fomento, José Blanco, fue quien presidió el acto de presentación de “una actuación por la que no se podía esperar más tiempo”, según sus propias palabras. “Coa ampliación da pista gañaremos en seguridade e rentabilidade”, declaró el portavoz estatal durante el discurso, que finalizó en gallego. El porqué, según Blanco, está en la eliminación de las restricciones de vuelo.
Los 400 metros que se añadirán a la plataforma de aterrizaje –acabará midiendo 2.340– permitirán operar en Alvedro aeronaves con más peso y mayor tamaño, que podrán viajar a destinos más lejanos. “Podrán despegar a plena carga sin limitaciones y, por tanto, mejorar la rentabilidad del vuelo”, aclaró el portavoz.
Blanco no solo defendió la reforma, en la que el Gobierno invertirá cerca de 100 millones de euros, aludiendo a los avances del propio aeropuerto, sino que se mostró convencido de que la actuación beneficiará a las empresas del entorno. En este sentido, el ministro resaltó la utilidad del aeródromo para compañías “punteras” de los sectores textil y financiero, entre otros, que están implantadas en la comarca.
Por ello, el responsable estatal mencionó otras de las actuaciones llevadas a cabo hasta el momento y que han permitido mejorar la operatividad de las instalaciones. De hecho, el ministro resaltó que en 2010 Alvedro fue el aeropuerto que “menor porcentaje de desvíos y cancelaciones registró a causa de las inclemencias del tiempo”.
El ministro reservó parte de su discurso a alabar los cambios que está ejecutando a nivel estatal en AENA y en el sistema de navegación aérea porque, según entiende, también favorecerán a la terminal coruñesa, por ejemplo, con la rebaja de tasas aeroportuarias.
Blanco hizo un guiño a los expropiados al mencionar en varias ocasiones la “colaboración” o “a xenerosidade do pobo de Culleredo, que acolle este aeroporto”. El municipio, esta vez sí, estuvo representado por su alcalde, Julio Sacristán, que, en cambio, no había asistido a la inauguración del nuevo aparcamiento como protesta porque en dicho acto se iba a anunciar la adjudicación del proyecto de la ampliación.

Invitados > Además de la de Sacristán, sorprendió la presencia de otros invitados, como la del exalcalde Javier Losada, porque no había participado en ningún acto institucional desde que dejó su puesto en el Ayuntamiento, al igual que la que fue su segunda, Carmen Marón. Dentro de las filas socialistas se pudo ver además a Méndez Romeu, Salvador Fernández Moreda y la portavoz del grupo municipal, Mar Barcón, que subrayó el “esfuerzo realizado en los últimos años para hacer realidad la ampliación de la pista”.  
Fue la primera vez que Blanco estuvo acompañado por el nuevo regidor, Carlos Negreira. Junto a ellos estaban el delegado del Gobierno, Miguel Cortizo, el conselleiro de Infraestruturas, Agustín Hernández, el presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, y el director general de Aviación Civil, Manuel Ameijeiras, además de la delegada de la Xunta, Belén do Campo.

 

Blanco admite que “no se podía esperar más” por una ampliación que busca rentabilizar Alvedro