La compraventa de viviendas creció un 12% en 2015 respecto al año anterior

El Ideal Gallego-2016-03-13-003-6ae4e41d_1
|

El ansia de los coruñeses por invertir en bienes inmobiliarios o por hipotecarse para ser propietarios se incrementa y lo hace a buen ritmo. Son los registros notariales y las estadísticas recopiladas por el Ministerio de Fomento las que hablan de esa recuperación de las transacciones en A Coruña, que supuso un crecimiento del 12% en 2015 en relación a los datos del ejercicio anterior. El sector de la construcción está contento de que se den estos pequeños pasos pero recalca que los porcentajes no siempre representan tanto como pueda parecer porque, razonan, si durante la recesión se vendió un número reducido, la subida porcentual también supone en dato real pequeño.
El pasado ejercicio fue un buen año para el sector inmobiliario en general. Si todos los indicadores y agentes implicados afirmaban mes tras mes que se notaba una pequeña recuperación y más atrevimiento a la hora de prestar dinero, los datos oficiales recién publicados por Fomento le dan la razón a los expertos. En la ciudad se vendieron 1.784 viviendas, lo que implicó un ascenso del 12%. Y es que todas las operaciones de 2014 sumaron 1.589.
El mejor trimestre fue el último, con 563 acuerdos registrados y el peor el comprendido entre los meses de julio y septiembre con 373 compra-ventas (algo menos que en  ese mismo período en 2014).  El informe que está en manos del Ejecutivo central revela que –como es lógico teniendo en cuenta que los promotores aseguran desde hace años que hay poco stock de cierto tipo de propiedades– los pisos que encontraron mayor salida fueron los de segunda mano. En concreto, 1.466 casas con anterior dueño cambiaron de manos. 
El porcentaje de incremento fue del 17%, pues la cifra de referencia era de 1.250. Todo el año fue bueno pero, como en el balance general, la mayor cuantía se movió a final de año (451 hogares).
En el caso de la vivienda nueva, esta experimentó un bajón de un 7% en solo un año. Los constructores y las inmobiliarias dieron salida a 318 apartamentos, 21 menos que el año de referencia. Los meses más flojos fueron los del tercer trimestre, dado que se contabilizaron 61 contratos. 
La explicación puede estar, precisamente, en esa carencia de nuevos edificios que intentarán paliar los empresarios a medida que crezcan las llamadas, los créditos bancarios y las compras sobre plano, que la nueva ley favorece porque ofrece garantías absolutas a los compradores. 

sin pisos protegidos
Dentro del total de inmuebles nuevos y usados, la mayoría de las casas que se adquirieron respondía a la categoría de vivienda libre, alcanzado una mejoría del 8,7%.
Por contra, la de carácter protegido está de capa caída pues tampoco se edifican inmuebles de este tipo. A pesar de ello, el ascenso de este tipo de propiedades fue del 91%. Según el Ministerio de Fomento, se pasó de los 68 pisos de 2014 a los 130 con el que se cerró 2015.

La compraventa de viviendas creció un 12% en 2015 respecto al año anterior