La Policía Autonómica busca al autor de los últimos incendios de A Zapateira

|

07-1

abel peña > a coruña

  Los agentes de la Unidad de Incendios de la Policía Autonómica (en realidad, la Policía Nacional adscrita a la Xunta) y el Servicio de  Incendios de la Xunta buscan al responsable del incendio que asoló el pasado 23 de mayo seis (algunas fuentes apuntan que tres) hectáreas de monte en la zona de A Zapateira y que consideran que fue provocado. De hecho, fue una unidad de la Policía Autonómica la que descubrió el fuego, que en un principio parecía pequeño y que luego resultó ser, según explicaron los bomberos, uno de los más importantes incendios forestales del año dentro del término municipal de A Coruña.
Es más, la Policía Autonómica sospecha que el suceso del día 23 llevaría la firma del mismo individuo que habría provocado otro incendio apenas unos días antes y aún otro anteriormente. En realidad, hay expertos en incendios que consideran que los fuegos que se declararon hace solo unos días por la zona reúnen una serie de características propias sospechosas. Para empezar, se iniciaron con una distancia de poco más de medio kilómetro los unos de los otros.
Incluso los  fuegos de por sí tienen detalles sospechosos para el ojo experto, como que se contaran varios focos distintos, muy definidos. Otro dato que es igualmente relevante es la alta temperatura de inicio. Uno de los investigadores lo explica así: “Iniciar un fuego, en realidad, no es tan fácil. Todo el mundo que ha intentado encender una hoguera lo sabe. Es por eso que se suele usar un acelerante”. Al parecer, los servicios de extinción de la Xunta y el Ayuntamiento sospecharon que se había utilizado dicho acelerante (que pudo ser un combustible, como la gasolina, que tiene un nivel de combustión muy bajo) precisamente por la fuerza de las llamas.

Móvil > Queda por ver cuál podría ser el móvil del presunto incendiario. En muchos casos, tras  un incendio forestal se suele hallar el valor de la madera (hay especies protegidas que no pueden comercializarse), pero éste no es el caso de las zonas arboladas del municipio, en su mayor parte compuestas de eucalipto. En cambio, en ámbitos más rurales, se trata de un móvil habitual, de manera que la Xunta acabó por promulgar una ley que ordenaba que cualquier beneficio obtenido por la venta de madera de un terreno quemado debía invertirse en la reforestación de la zona arrasada por las llamas.
En cambio, cuando se trata de terrenos próximos a zonas probadas muchas veces el propósito del fuego es espantar alimañas que se han refugiado en la maleza o despejarlo de la misma maleza.
En todo caso, aunque fue en A Zapateira donde se han registrado los casos más recientes, también en Mesoiro y en Feáns se tiene noticia de incendios que resultaron sospechosos a las autoridades, pero que no recibieron una gran atención en su momento.


 

La Policía Autonómica busca al autor de los últimos incendios de A Zapateira