La tromba de agua a primera hora de la mañana inundó túneles y obligó a cortar carriles

el ideal gallego-2018-11-06-009-e574d20e
|

Según datos recogidos por las estaciones de Meteogalicia, se registraron 22 litros por metro cuadrado. Esta gran cantidad de lluvia se acumuló en lugares como la rotonda de Matogrande que da acceso a la carretera de Pocomaco, As Xubias, el túnel de Juana de Vega e incluso la Tercera Ronda, obligando a actuar a la Policía Local. 

También tuvieron que actuar los servicios municipales para baldear el agua acumulada. Sin embargo, fuentes de la Policía Local aseguran que la circulación no llegó a paralizarse gracias a que siempre se mantuvo por lo menos un carril operativo, sobre todo en las arterias principales. 

Mientras tanto, los Bomberos tuvieron que acudir a un aviso de una inundación en un edificio de Villa de Órdenes, en O Castrillón. El inmueble, de varias plantas, estaba en ese momento deshabitado excepto en el primer piso, de manea que sus ocupantes no supieron que un canalón obstruido estaba desaguando la lluvia hacia el interior y filtrándola por el tejado hasta que esta llegó al primer piso. Los bomberos fueron los encargados de despejar la obstrucción y achicar para evitar más daños en el inmueble. 

Alerta naranja 
Sin embargo, el aviso amarillo no tuvo apenas repercusión en el mar, donde el mal tiempo no fue un obstáculo para que el público siquiera disfrutando del aire libre en la playa de Riazor, a pesar de las bajas temperaturas y las lloviznas intermitentes que marcaron la jornada. Y no solo la de ayer, sino de los próximos días, con alertas meteorológicas que anuncian una cadena de temporales de viento y lluvia que comenzará con un aviso naranja a las 14.00 horas de hoy. 

Ayer ya fue necesario cortar los accesos a las playas durante la pleamar. Pero las autoridades advierten de que el mal tiempo será una constante y el temporal de mañana coincidirá muy cerca de la marea alta. Esta comienza   a las dos de la tarde, por lo que dependiendo de la puntualidad del temporal, las olas podrían llegar a inundar el Paseo Marítimo. Sin embargo, si coinciden con la retirada de la marea los efectos serán mucho menores. Por eso, en principio, las autoridades no esperan grandes problemas. Lo mismo ocurre con las lluvias: si estas descargan de forma espaciada, y no en tromba, no tienen por qué registrarse inundaciones. 

De todos modos, como primera medida, se encintarán los accesos a las playas casi durante 24 horas. 
La alerta naranja se limita a la costas, no se esperan ni grandes vientos ni lluvia fuerte, de manera que no se clausurarán los parques y jardines.

La tromba de agua a primera hora de la mañana inundó túneles y obligó a cortar carriles