Las personas pueden sufrir una “resaca emocional”

|

Las experiencias emocionales pueden inducir estados fisiológicos e internos del cerebro que persisten durante largos periodos de tiempo después de que los eventos emocionales hayan terminado, según un equipo de la Universidad de Nueva York, Estados Unidos. Este estudio, que  se publicó en la revista Nature Neuroscience, muestra que esta “resaca emocional” influye en cómo atendemos y recordamos las experiencias futuras.
“Cómo recordamos los eventos no es solo una consecuencia del mundo externo que experimentamos, sino que también está fuertemente influenciado por nuestros estados internos, y estos estados internos pueden persistir y cambiar las experiencias futuras”, explica Lila Davachi, profesora asociada en el Departamento de Psicología de la Universidad de Nueva York y del Centro de Ciencias Neurales. 
“La ‘emoción’ es un estado de ánimo”, añadió Davachi. Estos hallazgos ponen de manifiesto que nuestra cognición está muy influenciada por las experiencias anteriores y, específicamente, que los estados cerebrales emocionales pueden persistir durante largos periodos de tiempo”.
Se sabe desde hace bastante tiempo que las experiencias emocionales se recuerdan mejor que las no emocionales. Sin embargo, en este nuevo trabajo los investigadores lograron demostrar que las experiencias no emocionales que siguieron a las emocionales también se recordaron mejor en una prueba de memoria realizada posteriormente. 
Los resultados mostraron que los sujetos que fueron expuestos primero a los estímulos evocadores de emociones tuvieron un mejor recuerdo a largo plazo de las imágenes neutrales presentadas posteriormente. n

Las personas pueden sufrir una “resaca emocional”