Un regalo para Riazor

|

El Deportivo vuelve al Abanca Riazor para medirse al Cádiz, rival directo, y reivindicar su candidatura al ‘playoff’ de ascenso y brindar un triunfo a una afición que no celebra en casa desde el pasado 20 de enero, cuando los coruñeses se impusieron al Albacete.


Riazor merece ese regalo de la victoria. Tras la derrota ante el Extremadura, el anuncio de la marcha del Consejo y en un momento convulso a nivel extradeportivo, los blanquiazules fueron capaces de aislarse y sumar dos triunfos consecutivos, ambos a domicilio, ante Numancia (1-2) y Zaragoza (0-1).

Con más o menos justicia vistos los méritos sobre el campo, sobre todo en La Romareda, pero lo cierto es que los coruñeses se han vuelto a enganchar a un tren para sacar billete a un ascenso directo por el que también pelea su rival esta tarde, un punto por encima en la tabla.

Mirando al presente
No existe ánimo de revancha en el plantel blanquiazul, que perdió de forma incontestable en el Ramón de Carranza (0-3). Todos los jugadores lo repiten, al igual que el entrenador, cual mantra: “día a día, partido a partido”. Parece que la lección del descalabro de marzo quedó bien aprendida y nadie da ya ahora nada por ganado o perdido, en función de si se juega o no en casa.


Buena muestra de ello es que el Deportivo ha sumado solo dos puntos más en Riazor (31) que a domicilio (29). De vuelta al hogar, donde al inicio de la Liga se mostraban imbatiblen, los coruñeses tienen que demostrar ahora su mejoría, tanto a nivel futbolístico como mental. Para arroparlos estará un Riazor que mejorará considerablemente su afluencia, rondando los 20.000.


Los buenos resultados, sumados al ‘Día de las Peñas’, que congregará a numerosas agrupaciones blanquiazules venidas de distintos puntos de Galicia, y la promoción de packs de entradas para los partidos que restan en Riazor ayudarán a que el campo herculino luzca sus mejores galas. Muchos jugadores apelaban esta semana al ‘jugador número doce’ y la hinchada, que nunca ha fallado al equipo, volverá a demostrar que el primer gol lo van a marcar ellos.


Para el encuentro, José Luis Martí podría mostrar por un once prácticamente idéntico al que alineó en La Romareda, con la única duda de si repetirá Saúl García en la carril zurdo u optará por Diego Caballo.


Dani Giménez en la portería, con una línea de cuatro compuesta por Eneko Bóveda, Domingos Duarte (que pese a las molestias en la rodilla se espera que llegue a tiempo), Pablo Marí y Caballo.


En el doble pivote Álex Bergantiños, para la contención y Edu Expósito, para la creación de juego, y por bandas, a pierna cambiada, Fede Cartabia por la derecha y Borja Valle, por la izquierda.


El berciano, a pesar de su contusión en el calcáneo, partiría como titular.

Dos descartes
Arriba repetirían Carlos Fernández y Quique González. Martí lleva 20 convocados, por lo que tendrá que hacer dos descartes, uno de ellos presumiblemente será Iñigo López. El Deportivo tiene esta tarde la oportunidad de adelantar a un rival directo en la lucha por el ‘playoff’ y sumar tres victorias seguidas por primera vez en esta campaña. Riazor merece un regalo.

Un regalo para Riazor