Fábrica de Armas: entre todos la mataron

los terrenos de la fábrica de tabacos siempre han sido una tentación para los especuladores pedro puig
|

El siete de septiembre de 1958 el nuevo director de la reinaugurada Fábrica de Armas le recordó a Franco que “bajo el cañón enemigo, la fábrica de Oviedo, en la imposibilidad de producir armamento trasladó sus máquinas hasta Coruña para seguir aquí la producción…

Después de citar a Napoleón y a los “pueblos jóvenes de Estados Unidos”, el general-director aseguró que hay otras guerras (corría el año 1958, recuerden) como la guerra de fría y la del caballo de Troya “que persiguen la descomposición interna con las subversiones políticas, que nada pueden con la unidad política forjada sobre principios inmutables”.

 

MUTAN LOS PRINCIPIOS

El día 13 de junio (¡que era martes!) El Ideal en sus páginas de Economía, aseguraba “La Fábrica de Armas coruñesa dejará de ser una empresa pública. Santa Bárbara y Sodita participan en la creación de una nueva empresa. El destino de los actuales terrenos de la factoría (268.000 metros cuadrados) será negociado por el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa”.

Apuntan a la creación de una empresa dedicada a la producción de discos duros de ordenador. ¿Recuerdan a DDO? Pues como todo aquello, acabó en nada. Los trabajadores denuncia al INI (perteneciente al Ministerio de Industria) por incumplimiento de contrato.

Dos años después se anuncia que Santa Bárbara se dedicará a la producción de armamento ligero y deportivo. Nace con un capital de 600 millones de pesetas y los socios privados –Juan Abelló y Ángel Jove– el 40%. Se colocarían 90 de los 200 empleados de la fábrica ¿Se acuerdan? ¿Recuerdan como acabó aquello?

 

Y LLEGA AZNAR

En junio de 2001 el presidente de Gobierno José María Aznar hay una nueva “mutación”. Modificando los estatutos se amplían los objetivos de la sociedad que podrá dedicarse a la fabricación de sistemas aeroespaciales, vehículos de combate y cualquier aplicación en el sistema de telecomunicaciones… Y todo eso de un plumazo. Y hecho eso se vende la empresa a General Dynamics….

Días antes el inefable Federico Trillo, ministro de Defensa, asegura que el Gobierno negocia con una empresa alemana la venta de la Fábrica de Armas de Coruña.

 

CUESTA ABAJO Y EN PICADO

Los trabajadores, a través de su abogado, Raúl Bocanegra, denuncian que la venta ha sido una donación totalmente injustificada pues el Gobierno de Aznar entregó a General Dynamics una empresa totalmente sanenada, dotada de carga de trabajo y valorada en doscientos mil millones de pesetas, que aún era la modena de curso legal.

El BNG reclama en Madrid, en el Congereso, que se muestre el contrato pues sospecha que hubo trato de favor…

Los sindicatos recurren la venta de Santa Bárbara ante la Audiencia Nacional…

 

MENTIRAS Y LAMENTOS

Como en el tango. Pasado el tiempo los sindicatos denuncian que la norteamericana General Dynamics incumple sus promesas de inversión y que la fábrica se queda al 20% de su capacidad ya que la carga de trabajo para el extranjero (una de las razones por las que el gobierno vendió a los yanquis la factoría) apenas superaba el cinco por ciento…

Vuelve a primer plano el “gran bocado inmobiliario” que significaría sacar al mercado los terrenos de la Fábrica de Armas… En 2007 Losada, entonces alcalde, exige un plan industrial sólido, que salve los puestos de trabajo, para recalificar dicho solar… Y a día de hoy la corporación local confirma que el suelo seguirá siendo de uso industrial.

 

OTRO INTENTO

En diciembre de 2008 la propuesta de General Dynamics incluía el traslado de la fábrica prometiendo el aumento de producción. En Enero la prensa informa de que “la dirección de la empresa norteamericana ya ha comunicado a la Xunta, el Ministerio de Defensa, Ayuntamiento de A Coruña y al comité de empresa cuales son sus intenciones: mudarse a un área industrial y en 18 meses levantar la nueva planta en A Grela… y, otra vez, el timo de la estampita.

 

EPÍLOGO

Hoy 172 trabajadores y la ciudad con ellos se moviliza contra el cierre de la factoría que privatizó Aznar en 2001.

El presidente del Comité de Empresa resume esta historia “los yanquis, y sus cómplices, han conseguido lo que se proponían: cargarse la industria de defensa terrestre de España y, al eliminar la competencia, hacerse con el mercado.”.

 

Fábrica de Armas: entre todos la mataron