La venta de dos décimos de un quinto premio en dos bares de Cambados deja 12.000 euros

|

El azar quiso premiar ayer a Cambados en la Lotería de Navidad de una forma singular: Con dos décimos del mismo número, vendidos por máquina, pero en dos bares diferentes.
La cifra agraciada en la villa albariñense fue la del 22259, un temprano quinto premio valorado en 60.000 euros el billete y que en el caso de estos décimos supone 6.000 euros de cobro en cada uno de ellos.
Las dos fracciones se vendieron en Casa Reboredo, en la Avenida de Galicia, y en O Noso Bar, de Xesteira (Castrelo). Al poco de salir la bola del bombo se corría la voz y los responsables de ambos locales sabían ya de la azarosa carambola en la que coincidieron en venta.
Porque no es habitual. No se tratan de los tradicionales décimos, “que son os que adoitan querer mercar os turistas”, explicaban en Casa Reboredo. Por ello, intuyen que quien pide un número específico en máquina o bien se conforma con el azar del automático del mismo dispositivo es, probablemente, alguien del propio municipio.

otros premios
En todo caso, en ambos negocios estaban ayer “ben contentos” por sus repartos de suerte, aunque ninguno de ellos es primerizo en esto de entregar importantes sumas a sus clientes.
En Casa Reboredo, en 2014 ya habían entregado más de 70.000 euros en la Lotería del Niño. En 2011, además, sellaron una Quiniela que fue premio a nivel estatal con nada menos que 1,5 millones de euros. De la época en la que todavía se operaba en pesetas guardan además en el recuerdo un premio de unos ochenta millones.
Por su parte, en O Noso Bar se estrenaban en los premios de Navidad con el quinto de ayer, pero en 2007 una apuesta hípica en el negocio de Castrelo había supuesto un premio de 30.000 euros y en 2001 una Quiniela trajo consigo 24 millones de pesetas.

La venta de dos décimos de un quinto premio en dos bares de Cambados deja 12.000 euros