Antonio Fontenla | “Hay que perder el miedo a que tu primer proyecto empresarial fracase, eso no te condiciona”

Fontenla ve el Brexit como fruto de una “postura poco meditada” | javier alborés
|

Antonio Fontenla lleva años al frente de la Confederación de Empresarios de La Coruña (CEC) pero ello no hace que caiga en el aburrimiento sino que mantiene su lucha y búsqueda de soluciones a los problemas de la patronal.

¿Cómo ha resultado el año 2018 para las empresas coruñesas? ¿Fue una etapa de recuperación o la falta de poder adquisitivo de los ciudadanos complicó la salida de la recesión?
Creo que fue un año de recuperación. De hecho fue un año de crecimiento importante y de creación de empleo también importante. Lo de la falta de mayores salarios quizá propició que la gente no levantase del todo. En este asunto hay dos fuerzas que se tienen que conjugar: una son los costes y otra la posibilidad del consumo. No cabe la menor duda de que tener salarios bajos nos hace ser más competitivos pero también puede ser que no lleguen y para eso hay que conjugar estas dos magnitudes. Para lograr la plenitud y que haya desarrollo hay que conseguir que se cree empleo: es la mayor ayuda social que se puede dar.

¿Esa dificultad de arranque se notó más en negocios pequeños?
El consumo es una de mis preocupaciones y todos los meses pregunto a una serie de cadenas de supermercados que son, en cierto modo, faro de como va la economía. Hace unos años me decían “vendemos el mismo número de mercancías pero de menor calidad, de menor valor”. En el 18 me dijeron que estaba aumentando el valor de las cosas en este sentido, es como un barómetro que yo siempre consulto. La gente puede dejar otras cosas pero no puede dejar de comer.

¿Cómo va la economía coruñesa?
La verdad es que va muy bien porque en la provincia está creciendo el Producto Interior Bruto (PIB) y está superando ya el 50% del PIB de Galicia. La Coruña es la cuarta provincia más exportadora de España, por detrás de Barcelona, Madrid y Valencia. Es un milagro el ver como esta en la cabeza no solo de las exportaciones sino de los resultados positivos.

¿Pero siguen los cierres?
Es distinto el macronúmero que el micronúmero, todavía hay empresas que han tenido pérdidas y que no han recuperado sus finanzas. Hay empresas creciendo pero también siguen desapareciendo. Estamos purgando aquellos excesos de hace unos años

¿Hubo proyectos nuevos?
Cada vez se crean más empresitas pequeñas, más startup, y es un tema importante.

¿El perfil del emprendedor es más profesional o sigue predominando el que capitaliza el paro?
La gente todavía está recelosa pero creo que se está creando cultura empresarial en los centros de formación profesional e, incluso, en la propia Universidad y eso es muy importante. Hay que perder el miedo a que tu primer proyecto empresarial fracase. Eso no te condiciona nada. En Estados Unidos consideran un valor positivo el que sepas que te puedes dar la bofetada.

Respecto a las exportaciones, ¿cuál es la estrategia? ¿Qué se envía para tener tanto éxito?
Estamos exportando manufacturas textiles y de otro tipo. También cerveza en cantidades importantes. Se exporta petróleo; mucho de lo que se refina aquí se va fuera. Luego también alimentos y otra serie de productos porque hay un efecto importantísimo que es el de la mayor empresa exportadora. Tuvo la buena idea de que en sus instalaciones en el extranjero le acompañaran otras empresas coruñesas y, con ello, ha creado un potente núcleo de empresas. Es distinto ir con un aval como el de la empresa que nos introduce que ir solos por el mundo. Es algo que nos ha beneficiado mucho.

¿Las pequeñas y medianas compañías también salen fuera?
Cada vez es más el numero de pymes que están exportando de forma ya continua. Hay que analizar unos tres años para ver de verdad quién exporta porque a veces pueden ser por cosas puntuales pero cada vez hay más. El hecho de conocer a alguien que está exportando puede ayudar mucho en la salida a nuevos mercados.

Uno de esos mercados es el del Reino Unido, ¿existe miedo ante la próxima aplicación del Brexit?
Hay temor porque la verdad es que fue un tema desgraciado. Creo que se tomó una postura poco meditada: a veces la gente cuando vota en un referéndum se deja ir por el humor que tenga. Hay sectores que pueden estar más condicionados con este tema pero es un riesgo más o menos calculado. Hay un estudio dirigido por el profesor Fernando González Laxe que marca cada sector y cuál es el grado de riesgo. También depende de cómo se produzca el Brexit: de si es el blando o si es el catastrófico. Espero que eso se pueda arreglar y sea un aterrizaje suave.

¿Los miembros de la CEC ya están buscando alternativas?
Totalmente. Por ejemplo, uno de los temas que tenemos es la pesca. Las empresas están buscando otras zonas porque se está un poco pendiente de un tema de negociación en el que no terminan de ponerse de acuerdo. De cualquier forma, sector por sector, no son riesgos muy graves los que tiene Galicia.

La delegación gallega del Instituto de Comercio Exterior veía este escenario como una oportunidad para el Puerto. ¿Le parece que puede tener una parte positiva?
Sí, puede ser una oportunidad porque es muy importante. La Coruña puede ser un puerto hub de mercancías dadas las acumulaciones que se van a dar en las aduanas de otros puertos. Las mercancías van a tardar en despacharse y, en cierto modo, La Coruña podría tener un posicionamiento importante. Y hay muchos más temas que hay que ver. Yo creo que España tiene que ver que muchos organismos y sedes de empresas que estaban instaladas en el Reino Unido se trasladan. En eso España tiene que estar atenta y La Coruña también por la posibilidad de captar agencias u oficinas por delante de otros países.

Para Langosteira falta el tren e, igualmente, hace algún tiempo la CEC demandaba a Europa que no dejara a A Coruña fuera de la ruta del ferrocarril de mercancías. ¿Cómo evoluciona ese tema?
Nos han incluido en el corredor de la Unión Europea pero creo que es a partir de 2023 cuando empieza a planificarlo. Lo importante es que nos pusieran, eso ha sido un éxito. El puerto de La Coruña es el que está más cerca de América, está prácticamente enfilado, tiene unas condiciones de calado y almacenamiento importantes y puede servir para que se descarguen mercancías aquí y que seamos suministrador de todo el cuadrante noroccidental de España.

También están Ferrol al lado o los muelles portugueses...
No tienen nuestro calado. Pero cuando hablo del puerto de La Coruña considero que el puerto de Ferrol es un puerto más de La Coruña. Es una ventaja. En estos momentos los dos puertos tienen que ser complementarios y no hacerse la competencia: estamos jugando con la misma camiseta.

¿Lo ve igual en el caso de los aeropuertos?
Es una bendición tener dos aeropuertos. En la provincia tenemos dos aeropuertos, dos universidades, dos puertos importantes. Afortunadamente hemos tenido una serie de infraestructuras importantes pero cuando hay dos tienen que complementarse, que ayudarse y no competir.

¿Qué esperan de este 2019?
La clave la podemos tener en que está habiendo un cambio en política importantísimo. En este momento está creciendo desmesuradamente el gasto social, se ha producido un aumento de más del 22% del salario mínimo interprofesional y lo que se está haciendo es que va a haber una tensión financiera de más de 20.000 millones de euros porque el Banco Central Europeo ha dejado de comprar deuda. Vamos a ver cómo digerimos todo esto. Tenemos unos presupuestos que están ahí pero que no ayudan a la creación de empleo ni de riqueza.

Antonio Fontenla | “Hay que perder el miedo a que tu primer proyecto empresarial fracase, eso no te condiciona”