“Nadie puede decir que mi padre no defendió el gallego”

GRA057 SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13/05/2015.- Fernando Filgueira Iglesias, hijo de Xosé Filgueira Valverde (Pontevedra, 1906-1996), autor homenajeado este año con motivo de las Letras Galegas, ha apoyado la defensa a ultranza que su padre hizo
|

Xosé Fernando Filgueira Iglesias, hijo de Xosé Filgueira Valverde (Pontevedra, 1906-1996), autor homenajeado este año en las Letras Galegas, ha apoyado la defensa a ultranza que su padre hizo de Galicia y de la lengua gallega. “Nadie puede decir que mi padre no actuó a favor del gallego”, señaló en una entrevista.
Filgueira Iglesias, presidente de la fundación que lleva el nombre de su progenitor, disiente lógicamente de las voces que critican un pasado vinculado al régimen franquista, y, si bien las respeta, buena parte de esas críticas el entrevistado las achaca al desconocimiento de la obra de Filgueira Valverde.
“Sería bueno que mucha gente leyese su obra pero que también la entendiera; y si la gente la lee y la entiende, entonces que nadie diga que no actuó a favor de la lengua gallega”, afirmó.
Filgueira Iglesias habla de la obra literaria de su padre y la califica como “muy intensa”, pero sobre todo “divulgadora”, con “un gallego muy refinado y muy potente en el sentido de la seriedad del lenguaje escrito”.
Asimismo, aludió a la obra científica y de divulgación del autor homenajeado, porque, indicó, “él (Filgueira Valverde) tenía la tesis de que cuando escribía algo debía de publicarlo por si a alguien más le interesaba”.
El presidente de la Fundación Filgueira Valverde se refirió también a los que quieren ver en la elección de su padre una decisión política.
“Yo estoy de acuerdo con la Academia –subrayó–-. Mi padre, para ingresar en lo que yo llamo el parnaso de la literatura gallega, fue propuesto varias veces. Pero esas veces otro ganó por un voto, o por cuatro cinco, y no pasó nada. En democracia si ganas por un voto, ganas”, apostilló.
“La Academia es soberana, y tan soberana fue el día que no se lo concedió como el día que se lo concedió”, afirmó Iglesias.
Acerca de las voces de censura a la actividad del viejo profesor en la estructura del régimen de Franco, y en concreto como alcalde de Pontevedra, su hijo no duda al señalar que “la política nunca fue en Filgueira un medio para llegar a un fin que tenía trazado el grupo que lo convenció para entrar en la alcaldía”.
“Mi padre nunca levantó la mano, no fue jefe local del Movimiento. Fue alcalde con la condición de no ser jefe local del Movimiento”, recuerda.
El hijo de Filgueira Valverde defiende que la entrada de su padre en la alcaldía de Pontevedra obedeció en ese momento a lo que llamó “un grupo de presión” para que se encargarse de recuperar y conservar la zona monumental de la ciudad, “era casi una obligación –sostiene–, en el sentido de que en aquella época apenas había legislación sobre la protección monumental”.
Filgueira Iglesias recuerda el momento en que su padre dejó de ser alcalde de Pontevedra para optar a procurador en las Cortes por el denominado en la época tercio familiar.
Ya en Madrid, explicó que Filgueira Valverde participó en la ponencia de la Ley de Educación promovida por el entonces ministro José Luis Villar Palasí.
En este sentido, recordó que su padre recurrió al Padre Sarmiento “como representante de la idea de la necesidad de hacer la educación en lengua materna”. “En las Cortes no podías hacer discursos en gallego, pero sí acabó pronunciando la frase ‘si así o aceptades que os nenos galegos volo agradezan y que Deus volo pague’”, concluyó.

“Nadie puede decir que mi padre no defendió el gallego”