Varias autonomías piden al Gobierno otro confinamiento domiciliario

Vista de una terraza cerrada en el centro de Barcelona | marta pérez
|

El avance del virus en esta tercera ola de la pandemia empujó a las comunidades autónomas a seguir aumentando las restricciones para tratar de frenar los contagios que siguen al alza. 
De hecho, varias de las regiones pidieron ayer al Gobierno poder declarar el confinamiento domiciliario y solicitar a la población reducir sus salidas. 
Así lo hizo el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, quien rogó ayer a los ciudadanos que limiten las salidas de sus domicilios a “lo esencial” y llamó a evitar las reuniones con los no convivientes. 
 Además, Igea pidió al Gobierno que prepare la herramienta para un confinamiento “breve e intenso” que, según aseguró, podría ser necesario en los próximos días.
También el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, hizo un llamamiento para que la ciudadanía “sea consciente de que el virus mata” y, por tanto, “no hace falta que nadie nos confine, podemos autoconfinarnos” y no salir de casa más allá de lo necesario, teniendo en cuenta la evolución “explosiva” de los contagios con la nueva cepa británica.
Asimismo, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, pidió a los andaluces que “en la medida de sus posibilidades se queden en casa” y que actúen “con sentido común” ante la tercera ola. 
Del mismo modo, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, reconoció que el confinamiento domiciliario es una opción “necesaria” y que “tiene que estar sobre la mesa”, por lo que pidió al Gobierno central que ponga esa herramienta al alcance de las comunidades autónomas. 
Mientras el Ejecutivo central no habilita esta opción, Cataluña anunció la prórroga de una semana las restricciones que entraron en vigor el 7 de enero.
Las restricciones incluyen el confinamiento perimetral municipal, con excepciones como ir a trabajar o causas de fuerza mayor, así como el cierre de comercios no esenciales los fines de semana, mientras que el resto de días solo podrán abrir los establecimientos de menos de 400 metros cuadrados. 
Los centros comerciales siguen cerrados, la restauración seguirá con franjas horarias para servir solo durante las comidas y desayunos, la cultura mantendrá las restricciones de aforo y las actividades deportivas y en gimnasios solo están autorizadas si se realizan al aire libre.
Asimismo, el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, remitió una carta al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, donde le pide que se extienda el confinamiento perimetral a toda la ciudad para frenar los contagios por Covid-19.

Ayuda del Ejército
Por otra parte, el alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, pidió a la Junta de Extremadura que solicite al Gobierno que las entradas y salidas del municipio, en el contexto de cierre perimetral decretado por la administración autonómica, sean controladas por el Ejército.
Además, instó a la ciudadanía de la capital pacense que se “autoconfine” al entender que las medidas implantadas por el Gobierno regional, como el cierre perimetral de los municipios y el cierre de la hosteleria y el comercio no esencial, son “insuficientes”.

Otras medidas en vigor
En otra línea, una veintena de municipios vascos, once de ellos de más de 5.000 habitantes, quedarán confinados perimetralmente a partir de hoy y tendrán la hostelería cerrada al situarse actualmente en “zona roja” por su alta tasa de contagios de Covid. l

El avance del virus en esta tercera ola de la pandemia empujó a las comunidades autónomas a seguir aumentando las restricciones para tratar de frenar los contagios que siguen al alza.

De hecho, varias de las regiones pidieron ayer al Gobierno poder declarar el confinamiento domiciliario y solicitar a la población reducir sus salidas.

Así lo hizo el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, quien rogó ayer a los ciudadanos que limiten las salidas de sus domicilios a “lo esencial” y llamó a evitar las reuniones con los no convivientes.

 Además, Igea pidió al Gobierno que prepare la herramienta para un confinamiento “breve e intenso” que, según aseguró, podría ser necesario en los próximos días.

También el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, hizo un llamamiento para que la ciudadanía “sea consciente de que el virus mata” y, por tanto, “no hace falta que nadie nos confine, podemos autoconfinarnos” y no salir de casa más allá de lo necesario, teniendo en cuenta la evolución “explosiva” de los contagios con la nueva cepa británica.

Asimismo, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, pidió a los andaluces que “en la medida de sus posibilidades se queden en casa” y que actúen “con sentido común” ante la tercera ola.

Del mismo modo, el presidente de Murcia, Fernando López Miras, reconoció que el confinamiento domiciliario es una opción “necesaria” y que “tiene que estar sobre la mesa”, por lo que pidió al Gobierno central que ponga esa herramienta al alcance de las comunidades autónomas.

Mientras el Ejecutivo central no habilita esta opción, Cataluña anunció la prórroga de una semana las restricciones que entraron en vigor el 7 de enero.

Las restricciones incluyen el confinamiento perimetral municipal, con excepciones como ir a trabajar o causas de fuerza mayor, así como el cierre de comercios no esenciales los fines de semana, mientras que el resto de días solo podrán abrir los establecimientos de menos de 400 metros cuadrados.

Los centros comerciales siguen cerrados, la restauración seguirá con franjas horarias para servir solo durante las comidas y desayunos, la cultura mantendrá las restricciones de aforo y las actividades deportivas y en gimnasios solo están autorizadas si se realizan al aire libre.

Asimismo, el alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, remitió una carta al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, donde le pide que se extienda el confinamiento perimetral a toda la ciudad para frenar los contagios por Covid-19.

 

Ayuda del Ejército

Por otra parte, el alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, pidió a la Junta de Extremadura que solicite al Gobierno que las entradas y salidas del municipio, en el contexto de cierre perimetral decretado por la administración autonómica, sean controladas por el Ejército.

Además, instó a la ciudadanía de la capital pacense que se “autoconfine” al entender que las medidas implantadas por el Gobierno regional, como el cierre perimetral de los municipios y el cierre de la hosteleria y el comercio no esencial, son “insuficientes”.

 

Otras medidas en vigor

En otra línea, una veintena de municipios vascos, once de ellos de más de 5.000 habitantes, quedarán confinados perimetralmente a partir de hoy y tendrán la hostelería cerrada al situarse actualmente en “zona roja” por su alta tasa de contagios de Covid.

Varias autonomías piden al Gobierno otro confinamiento domiciliario