Reportaje | Música, homenajes, fútbol y muchas fresas en Eirís

Eirís se volvió a reencontrar con la fresa un año más | pedro puig
|

Bajo la cúpula del parque de Eiris, centenares de personas, incluso miles, llenaban cada uno de los espacios de la zona con un único fin: degustar los 120 kilos de frutos que la Festa da Fresa 2017 tenía preparados para todos los asistentes.
La calurosa tarde de ayer hacía indicar que el número de personas no sería tan elevado como se esperaba, pero el resultado fue muy distinto. Una larga cola comenzaba en el puesto donde los organizadores amontonaban las codiciadas fresas, y se extendía a través del largo parque de Eirís. “Llevamos esperando media hora”, comentaban los más jóvenes. Alguno incluso decidió venir directo de la playa para no perderse el acontecimiento. Con trueiro en mano y enfundado en un bañador color amarillo chillón, esperó en la cola hasta obtener su deliciosa recompensa.
Las gaitas y los tambores comenzaron a sonar, y los asistentes pudieron probar las fresas, afirmando con rotundidad sobre su excelente calidad.
La fiesta tuvo además otros muchos atractivos no tan r3lacionados con el comer. A las 22.00 horas, justo antes del concierto programado, el barrio de Eiris decidió homenajear a las componentes originales de uno de los primeros equipos de fútbol femenino del territorio, fundado en los años 60, por “ser as primeiras en vestirse de corto”, afirmaba Suso, uno de los máximos responsables de la celebración.
Durante toda la tarde el fútbol acompañó a las fresas y viceversa, ya que en el campo situado en las inmediaciones del parque, se celebró un torneo triangular de fútbol femenino en el que participaron equipos como el Betanzos o el propio Eirís.
El ambiente familiar y de tradición se podía respirar. “Cuando las cosas se hacen bien, da gusto”, comentaba una de las vecinas del barrio. Incluso alguna cara reconocible se dejó caer por el acontecimiento, como José Manuel García, actual portavoz del PSOE de A Coruña.
Desde los más jóvenes hasta los más mayores, todos estaban satisfechos. “Yo llevo viniendo tres años ya”, comentaba una joven mientras que otra afirmaba que “es el primer año”.
La Festa da Fresa cumplió ayer su cuarta edición, pese que desde la organización esperan que vaya creciendo año tras año y que atraiga cada vez a más gente. Motivos para creer en ello no le faltan.

Reportaje | Música, homenajes, fútbol y muchas fresas en Eirís